Rueda anuncia que la construcción de un nuevo tramo de 7,5 km de la autovía Santiago-A Estrada


El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, avanzó que el Consello aprobó en su reunión semanal el expediente de información pública de un nuevo tramo de la autovía Santiago-A Estrada. Se trata de 7,5 nuevos kilómetros entre A Ramallosa (Teo) y el enlace con la PO-841, en O Rollo (A Estrada) que se enmarcan en la apuesta del Gobierno gallego por “ampliar la red de vías de altas prestaciones libres de peaje”, resaltó el presidente.

Rueda destacó que inversión total para ampliar esta vía “superará los 60 millones de euros” y que las obras se dividirán en dos fases: un subtramo entre A Ramallosa y Pontevea (AC-241); y y otro entre Pontevea (AC-241) y O Rollo (enlace PO-841).

Tal y como explicó el presidente, el Consello autorizó hoy la información pública del nuevo tramo de casi ocho kilómetros de la autovía Santiago-A Estrada y también aprobó el proyecto de trazado del primero de los subtrechos, lo que une A Ramallosa y el enlace con la carretera AC-241, en Pontevea, en el municipio de Teo.

La inversión que el Gobierno gallego destinará a prolongar este nuevo tramo de conexión por autovía del ayuntamiento de Teo desde Santiago superará los 33,2 millones de euros, incluyendo el pago de los 291 predios necesarios para impulsar estas obras.

En el proyecto diseñado por el departamento de Infraestructuras, el nuevo trazado discurre de norte a sur, con una ligera orientación hacia el oeste y paralelo a la carretera AC-841, atravesando el municipio de Teo.

Su longitud es de algo más de 3,5 kilómetros, con dos enlaces, un consistente en la adecuación del actualmente existente en la Ramallosa con la carretera AC-841 y otro de nueva construcción, sobre la carretera AC-241, situado al final del tramo. La Actuación incluye 6 nuevas estructuras: viaducto de Santa Lucía, 3 pasos inferiores y 2 pasos superiores.