Rusia acribilla las infraestructuras críticas de Ucrania


Lunes negro para las infraestructuras civiles ucranianas, que han sido objetivo de una nueva lluvia de misiles rusos en respuesta al supuesto ataque a su Flota del Mar Negro el pasado sábado. Los ataques han dejado al 80% de los habitantes de Kiev, la capital del país, sin agua corriente. El día a día de la población civil es cada vez más difícil y doloroso, y no todos lo llevan igual de bien. Según el parte de guerra diario del Ministerio de Defensa ruso, «todos los ataques lograron su objetivo». El ejército ucraniano responde que 44 de los 50 misiles lanzados por Rusia fueron derribados. Uno de ellos cayó en territorio moldavo. Ya hay cientos de localidades sin agua y electricidad en toda Ucrania y se acerca el invierno. Si nada cambia, una nueva oleada de refugiados se cierne sobre el horizonte europeo, pero esta vez los que salgan no serán ni los más jóvenes ni los que tienen recursos.