Rusia aprueba la ley que prohíbe la difusión de información sobre la homosexualidad


Rusia endurece, otra vez, su legislación contra la comunidad LGTB. La cámara baja del Parlamento ruso ha votado de forma unánime una nueva ley que prohíbe promover lo que considera “propaganda gay” en medios de comunicación y equipara la homosexualidad a la pedofilia.

Con penas de hasta 10 millones de rublos, unos 160.000 euros, sanciona además la distribución en internet, publicidad, literatura o cine lo que ha llamado “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”.

Según Amnistia Internacional, la discriminación de las personas LGTBI, impulsada por legislación homófoba, sigue siendo generalizada, y desde 2013 numerosos activistas por los derechos del colectivo han sido multados.