Rusia dice que bombardeó un arsenal y no un centro comercial en Kremenchuk


En Ucrania, unas cuarenta personas siguen desaparecidas bajo los escombros tras el ataque ruso con misiles que dejó este lunes al menos veinte muertos y cerca de sesenta heridos en un centro comercial de Kremenchuk, en el centro del país. El centro comercial estaba lleno, pero muchas personas pudieron escapar.

Rusia niega haber atacado con misiles el centro comercial, sino un almacén con armas y municiones de EEUU y de países europeos, que detonaron y provocaron «un incendio» en ese edificio anexo.

Algo que ha rechazado el ministro del Interior de Ucrania, Denis Monastyrsky, quien afirmó que allí no «había material militar alguno».

El edificio ha quedado totalmente calcinado, convertido en un amasijo de hierros carbonizados, por lo que el número de víctimas podría aumentar en las próximas horas.