Rusia viola el alto el fuego de Mariúpol y bombardea un hospital infantil


Así lo ha denunciado el presidente de Ucrania, asegurando que todavía hay niños bajo los escombros y volviendo a exigir el cierre del espacio aéreo para poner fin a las atrocidades. El vídeo compartido por Volodímir Zelensky muestra pasillos alegremente pintados sembrados de metales retorcidos, una habitación tras otra con las ventanas reventadas y los suelos cubiertos de escombros. En el exterior, los coches destrozados arden y al menos tres edificios de dos plantas han resultado afectados. El ayuntamiento dijo que los daños eran «colosales». La Cruz Roja dice que la ciudad, en la costa del Mar de Azov, sufre un asedio «apocalíptico». Mientras, el avance del Ejército ruso continúa en el este y el sur, aunque mucho más lentamente de lo esperado por algunos fallos logísticos.