Sanidad crea el comité clínico de cirugía robótica para coordinar la utilización de los Da Vinci


El Diario Oficial de Galicia (DOG), publicó la orden por la que se crea y regula el Comité Clínico de Cirugía Robótica, que se encargará de la coordinación y el seguimiento de los nuevos robots Da Vinci, con los que cuenta el sistema sanitario público gallego.

La reciente adquisición por parte del Servicio Gallego de Salud de siete robots Da Vinci, emplazados en cada uno de los hospitales de referencia de las siete áreas sanitarias, supone un hito importante para la organización sanitaria gallega, al dotar los centros de la última tecnología en robots quirúrgicos.

Así, su puesta en marcha en los centros precisa de la creación de un comité clínico multidisciplinar que organice su funcionamiento. La orden publicada hoy regula su naturaleza jurídica y adscripción del Comité Clínico de Cirugía Robótica, su composición y funciones, y las normas básicas de funcionamiento

El Comité estará integrado por 18 personas, que se distribuirán en una presidencia, una vicepresidencia, una secretaría, y 15 vocalías. La presidencia del Comité recaerá en el director general de Asistencia Sanitaria, Jorge Aboal Viñas.

Asimismo, y además de la vicepresidencia y la secretaría, los restantes miembros que integrarán el Comité de atardecer dos personas de la Dirección General de Asistencia Sanitaria; una de la Dirección General de Recursos Económicos; siete miembros propuestos por cada una de las gerencias de las siete áreas sanitarias que tengan funciones de organización de las cirugías; cuatro representantes de cada área quirúrgico que realizarán la mayor parte de la actividad con robots –cirugía general, ginecología, urología y otorrinolaringología–; y una persona de Enfermería del área designada por la Dirección General de Asistencia Sanitaria.

Entre las funciones del Comité Clínico de Cirugía Robótica se encontrarán: asesorar la dirección general competente del Sergas sobre la actividad asistencial vinculada a la cirugía robótica; proponer criterios comunes para la elaboración de protocolos de actuación; proponer las medidas de mejora de la organización, funcionamiento y calidad en el uso de los robots; conocer y emitir informes de los objetivos asistenciales, de calidad, docentes y de investigación del uso de los robots, así como cualquier otra cuestión que afecte la prestación, promover estrategias formativas en el uso de estas equipaciones para los profesionales, proponer y coordinar el sistema de información que permita el seguimiento de esta prestación, detectar las dificultades que pudieran surgir en la realización de la actividad y resolver las dudas sobre su aplicación e interpretación y, finalmente, servir de canal permanente de colaboración, comunicación e información entre los distintos hospitales y otros agentes implicados en la gestión de la prestación.