Scrubb sobre la bocina trae el delirio a Obradoiro


Una canasta inverosímil de Thomas Scrubb sobre la bocina arranca la victoria de Obradoiro en Sar.

Con el partido en tablas, la última posesión de 19 segundos finaliza con el canadiense vestido de héroe y anotando una canasta forzadísima tras penetración por la izquierda. La cara de estupefacción de su defensor, Pau Ribas, quien acabo rendido al talento final del jugador Obradoirista pese a haber estado bien de piernas y hacer una buena defensa que provocó un tiro muy forzado, lo dice todo.

Primera victoria del conjunto gallego ante el Joventut de Badalona por 93 a 91. Partido correspondiente a la segunda jornada de la liga ACB, disputado este viernes 24 de septiembre a las 19 horas, en un Multiusos Fontes do Sar que contó con unos aproximadamente 2.000 espectadores, debido a las restricciones de aforo marcadas por la pandemia. 

Comenzó el encuentro con un Joventut, en esta ocasión vestido de blanco, dominando la pintura con Tomic (11 puntos, 5 rebotes y 3 de valoración) y el MVP del partido, el ex Obra Brodziansky (18 puntos, 7 rebotes y 20 de valoración), letales. Seria advertencia de los pívots verdinegros que llevaban el marcador a un peligroso 2-12 en el ecuador del primer cuarto.

Pese a todo, respondió bien Obradoiro quién a pesar de fallar 6 triples en el cuarto, encontró su caudal anotador y dejaba el luminoso en 13-14 en el minuto 7. Sin embargo, un nuevo arreón de la Penya cerraba el primer acto con un claro 17-22.

En el segundo cuarto parecía que los de Carles Durán ponían tierra de por medio, 17-28 tras un 0-6 de parcial que estiraba aún más la ventaja visitante. Además, se producía el susto en una caída de Zurbriggen, que finalmente no tuvo consecuencias pudiendo el argentino continuar sin problemas

Paradojas del baloncesto hacían que Obradoiro, que presentaba un expediente inmaculado en el error con 8 fallos de 3 puntos, lo cambiase súbitamente, pasando a anotar los 6 siguientes de forma consecutiva: Beliauskas (12 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias para firmar 18 unidades de valoración) y Hobbs (11 puntos, 2 rebotes, 7 asistencias y 13 de valoración) por partida doble, junto con Muñoz y Robertson con uno por cabeza protagonizaban el festival de la línea de 6,75, dejando el tanteador en un exiguo y esperanzador punto abajo con 37-38 en el minuto 18. Para acabar finalmente remontando y empatando el encuentro a 45 a falta de 48 segundos.

Y todavía pudo ser mejor, de haber anotado Álex Suárez el último triple del segundo cuarto, que salió prácticamente de dentro. Tablas con 47-47 y ambos conjuntos enfilando el túnel de vestuarios.

Tras el descanso, Obradoiro anotaba la primera canasta del tercer cuarto y se adelantaba por fin en el marcador, 49-47. Respuesta inmediata de Joventut por mediación de su sensacional lanzador Brandon Paul (17 puntos, 5 triples, 2 rebotes y 12 de valoración) quién con su triple de excelente mecánica de tiro, devolvía la ventaja a los visitantes, 49-50 y marcaba la senda de la escapada.

Apareció Ellenson (17 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias y 17 de valoración) con una penetración a tumba abierta y consiguiendo un 2+1 que reducía la ventaja verdinegra a 4 puntos, 56-60 a 6:27. Sin embargo, tras el tercer triple de Brandon Paul en el minuto 24, se ponía en serio en peligro la victoria local con un inquietante 56-63.

Obradoiro se encomendó a la garra y el clamor de un Sar, que pese a estar mermado por el covid19 (solo se permite el 40% del aforo) cumplió y jugó su particular partido, rugiendo con bravura como antaño e insuflando ánimo a los suyos, ayer vestidos de azul, quienes sintieron su aliento y lo tradujeron en nueva remontada. En especial Scrubb (12 puntos, 5 rebotes y 15 de valoración), quien asumió la responsabilidad de liderar una remontada que culminaría un triple de Álex Suarez, poniendo el 64-63 en el minuto 28.

De ahí hasta el final del tercer cuarto los desajustes defensivos fueron tónica dominante y el marcador cerraba el período con 70-69, tras canasta de Tomic que capturó el rebote previo.

Comenzaba el asalto final con ambos equipos en un vaivén de sensaciones y con la alternancia en el marcador ya consolidada como tónica del encuentro.

En este maremágnum de juego apareció la excelsa figura del veterano capitán Álvaro Muñoz (15 puntos, 1 rebote y 12 de valoración), quién con cuatro triples, dos de ellos consecutivos, postulaba Obradoiro como candidato a llevarse la victoria final. Incluso parecía que éste iba a producirse sin sobresaltos y con una renta que diese tranquilidad a los de Compostela. Especialmente cuando como colofón a una excelente circulación de balón de Obradoiro y con 85-81, Muñoz clavaba el triple que disparaba la renta a 7 puntos. El marcador señalaba 88-81 y 4:32 para el final.

Como no podía ser de otra manera, Joventut se agarró al encuentro. Los tiros libres comprimían el marcador. Mientras en los instantes finales, los de Badalona (Brodziansky y Pau Ribas) acertaban, los gallegos erraban. Álex Suarez falló 3 de 4, 2 de ellos con el partido igualadísimo, haciendo más sangre en la herida abierta del tiro libre con otros 2 previos que Birutis, también había fallado.

Dentro ya del último minuto y con 91-91 y balón para Joventut, Brodziansky pierde un balón que el instant replay ratifica para Obradoiro.

19 segundos por jugar y la pizarra de Moncho entra en acción. El movimiento para Scrubb le pilla por sorpresa y mal colocado. Pese a todo ve opción de penetrar por la izquierda, uno de sus puntos fuertes, logrando anotar la canasta decisiva sobre la bocina.

Delirio y éxtasis en Sar que veía recompensado su sufrimiento con la victoria in extremis y con canastón de un Scrubb bien defendido por Ribas. Canasta de crack que otorga a los de Santiago su primera victoria en liga tras 2 jornadas, haciendo más llevadero y liberando de presión el viaje a Madrid para enfrentarse al todopoderoso Real Madrid este domingo a las 20h.

Sin duda, victoria épica cimentada en el acierto exterior de 3 puntos con 15 obradoiristas por 9 de la Penya y a pesar de que el porcentaje badalonés fue del 50%, mejor que el santiagués de un 45,45%, anotar 6 más se traduce en 18 puntos.

Este hecho no debe dejar sin revisión los defectos graves como los tiros libres, que bien pudieron costar el encuentro 10/16 por 18/20 y errados en momentos clave. No tanto así fue el capítulo de los rebotes, donde pese a capturar 2 más los visitantes, 28 por 26, hubo más igualdad.


ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO