Se cumplen tres meses de guerra en Ucrania


Rusia y Ucrania parecen abocadas a una larga guerra de trincheras en el este del país, donde cada vez hay más muerte y destrucción. Han pasado tres meses y han muerto miles de soldados, sin cifras contrastadas aún. Decenas de miles han resultado heridos. Pero estas no son las únicas heridas de la guerra, en las zonas como Bucha, donde se descubrieron fosas comunes tras la retirada rusa, el trauma tardará generaciones en borrarse. A pesar de una amplia concentración de fuerzas y del uso de artillería pesada, el Ejército ruso apenas ha arrebatado una pequeña porción del territorio de la región de Donbas que Ucrania controlaba el mes pasado. Ucrania detuvo el avance ruso, recuperó territorio y bloqueó una columna de decenas de kilómetros de vehículos blindados del ejército ruso que pretendían ocupar Kiev. Mariúpol, ciudad portuaria de enorme importancia estratégica en el mar de Azov, resistió durante casi tres meses a pesar del constante martilleo de las bombas rusas. En todas partes, la «operación militar especial» dejó al descubierto inesperados fallos logísticos de uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Ante una realidad inesperada y el fuerte apoyo occidental a Ucrania, Moscú redujo gradualmente sus objetivos.