Trabajado triunfo del campeón de liga ante el Obradoiro en Santiago


Victoria de Baskonia en el Fontes do Sar este domingo a las 19 horas por 78-87, ante Obradoiro. Triunfo que se cimentó en los instantes finales, merced al acierto ofensivo y a la intensidad defensiva de los últimos cinco minutos. El partido estuvo bien jugado y controlado por el equipo local, donde la igualdad era la tónica dominante, hasta que el campeón puso la directa y las sobre cargadas piernas, fruto del esfuerzo de Obradoiro, acabaron claudicando.

Arrancaba la tarde-noche con un recuerdo para el capitán del Obra Pepe Pozas, quien se pierde por lesión lo que resta de temporada. Saltaban a la cancha los jugadores locales con camisetas con el lema: “Oh, Capitán mi Capitán”, un guiño a la mítica película: El club de los poetas muertos y a su actor fetiche Robin Williams, como mensaje de ánimo para el base malacitano.

Mientras Baskonia sacaba un quinteto titular de muchos centímetros, Obradoiro sorprendía con la inclusión de inicio de Cohen, optando por tratar de sacar de la pintura a las torres visitantes y apostando por el tiro exterior. Pero los santiagueses no acertaban en el lanzamiento durante los primeros compases. Mediado el cuarto empezaron a entrar los tiros, un 2+1 de Cohen y otra canasta de Álex Suárez daba la primera ventaja a Obradoiro, 12-11 en el minuto 8. A continuación, variante táctica local ante los problemas por la ausencia de bases con Beliauskas (10 puntos, 5 rebotes,2 asistencias y 17 de valoración) y Álvaro Muñoz (15 puntos con 5/8 en triples, 3 rebotes y 1 asistencia para firmar 14 de valoración) compartiendo timón, para dar descanso al exigido base Ozmizrak. Y con bastante acierto, pues anotaron 8 puntos al alimón. Por su parte, Vildoza y Dragic reaccionaban, dejando el primer cuarto en 20-18 tras este arreón compostelano.

El segundo cuarto comenzó igual que el anterior, con los fallos en el lanzamiento exterior gallego. Tomaba protagonismo el juego interior, acertaban Enoch, Suárez y Cohen con puntos y no permitían que Baskonia se marchase en el marcador, puesto que había amenaza de escapada con cinco puntos de diferencia visitante en el ecuador del cuarto. Incluso volvían los locales a adelantarse en el último minuto del segundo acto un punto arriba, para rematar 39-40 para los de Vitoria y ambos conjuntos a vestuarios.

El tercer cuarto fue el momento de Daum y Muñoz, quienes cuasi monopolizaron el caudal anotador gallego. Muy buena mano de Muñoz con tres triples muy seguidos y Daum (14 puntos, 7 rebotes y 15 de valoración) castigando a la defensa de los de Dusko Ivanovic. En el debe local, las constantes visitas alavesas a la línea de tiro libre, que castigaron con dureza a Obradoiro. Dudosa diferencia de criterio arbitral a la hora de señalar las faltas en uno u otro lado, baste citar los 6/6 obradoiristas por los 18/23 baskonistas en la línea de personal. Máxime cuando la defensa visitante soltaba manos con suma facilidad. Finalizaba el cuarto con un esperanzador 64-58 para Obradoiro.

Y llegamos al último cuarto. En un abrir y cerrar de ojos, 5 puntos visitantes dejan la ventaja local en un solo punto, tras triple de Giedraitis (12 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias y 11 de valoración) y dos puntos del gigante senegalés Fall (10 puntos, 3 rebotes y 13 de valoración).

Sin embargo, Obradoiro respondía nuevamente con una canasta y dos triples, Daum y Ozmizrak, 72-66 en el minuto 33. Nuevo carrusel de visitas a la línea de tiro libre y Baskonia remontaba, 72-74 en el ecuador de este último cuarto. A partir de ahí, acelerón, intensidad y a demostrar quién es el campeón. Por su parte, un Obradoiro que se había vaciado durante todo el partido se mostraba exhausto.

Y esto si resulta paradójico, si bien Obradoiro, no acostumbrado a jugar entre semana lo había hecho el miércoles, Baskonia por su parte, había disputado tanto el miércoles como el viernes partidos durísimos de Euroliga: Olympiakos y Barcelona. Rotaciones y cansancio post covid, quizás sean más culpables que el haber recibido a Estudiantes entre semana.

 Últimos cinco minutos y show time del magnífico mvp ayer Vildoza (23 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias, firmando 27 unidades de valoración) y Henry (7 puntos, 3 rebotes, 8 asistencias y 15 de valoración). Ayudados por la impresionante intimidación defensiva final de las torres nacidas en Senegal, Fall y Diop, quienes hicieron el aro visitante muy pequeño ante un Obra a tumba abierta por la premura del reloj, con tapones y rebotes constantes.

Resultado final, el ya conocido 78-87. Nueve puntos de diferencia que no reflejan a las claras lo duro que le resultó al campeón ACB ganar el partido, así como el buen juego de los gallegos.

Jugando de esta manera y pese a perder, crece el optimismo y la confianza en volver a recuperar la senda de victorias cuanto antes.

Próxima estación, Badalona, el sábado 13 de marzo a las 18 horas, ante un Joventut asentado en posiciones de playoff. Partido duro en el que Obradoiro, si da esta versión, podría llevarse el gato al agua.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO