Trabajadores de la limpieza se echan a la calle para reclamar unas condiciones dignas

2 minutes read

Los paros en las provincias de Pontevedra y Ourense registraron un amplio seguimiento, mientras que la huelga de Lugo ve camino de los 90 días.

Cientos y cientos de trabajadoras/es de la limpieza de edificios y locales tomaron este miércoles las calles de las principales ciudades del país para reclamar unos convenios provinciales que dignifiquen sus condiciones laborales. Los paros de 24 horas convocados en Pontevedra y Ourense registraron un amplio seguimiento, mientras que la huelga indefinida de Lugo ve camino de cumplir ya 90 días. En la caso de A Coruña, delegadas/as de la CIG en el sector desarrollaron una acción reivindicativa cortando varios carriles de la avenida Alfonso Molina.

Las empleadas gallegas de la limpieza apostaron en las asambleas celebradas recientemente por intensificar las movilizaciones para reclamar unos convenios provinciales dignos ante el inmovilismo de la patronal estatal Aspel, que empeña en acercar propuestas inasumibles que no suponen una mejora de las condiciones de trabajo. De este modo, a la huelga indefinida de Lugo se sumaron este miércoles paros de 24 horas en las provincias de Pontevedra y de Ourense, mientras que en A Coruña se llevó a cabo una acción reivindicativa.

Durante la jornada de lucha de este miércoles se desarrollaron distintas protestas, con manifestaciones y concentraciones por la mañana en Vigo, Pontevedra y Ourense, Lugo y Vilagarcía. No caso de Vigo y de Pontevedra las movilizaciones se repitieron también durante la tarde. A lo largo de todo el día las acciones de los piquetes informativos resultó intensa, y en algunos lugares, como en el caso de Vigo, la Policía española optó por llevar a cabo algunas identificaciones.

La secretaria nacional de la CIG-Servicios, Transi Fernández, que participó en la concurrida manifestación de Vigo, destacó la importancia de la lucha que están llevando a cabo las trabajadoras/es del sector en defensa de sus derechos y recordó que tanto el convenio de Lugo como de Ourense contemplan salarios inferiores al SMI. “Mas las propuestas de Aspel no llegan al salario mínimo; mientras que en Pontevedra ofrecen una subida de sueldos del 2.66 %, por debajo del IPC real de 2023”.

Finalmente, llamó el empresariado a sentarse a negociar con voluntad de llegar a acuerdos que permitan desbloquear los conflictos “porque de lo contrario se van a encontrar con la capacidad de lucha y de resistencia de unas trabajadoras/es que están mostrando un sólido compromiso con la defensa de sus condiciones laborales”.

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?