Ucrania denuncia el hallazgo de más de 400 tumbas y centros de tortura


El presidente Volodímir Zelenski ha acusado a Rusia de ser un país asesino y torturador. La ONU ha anunciado que enviará un equipo de forenses para investigar las supuestas fosas comunes en Izium. Rusia niega la existencia de estas. El fantasma de las atrocidades de Bucha sobrevuela Izium. Las tropas ucranianas han encontrado más de 400 tumbas en esta localidad de la región de Járkov tras la retirada del Ejército ruso. La mayoría de los cadáveres corresponden a civiles, muchos de ellos con signos claros de tortura. El Gobierno ucraniano ha informado también que han sido halladas cámaras de tortura en diferentes puntos de Izium. La Unión Europea dice estar «profundamente conmocionada» tras el hallazgo. La guerra de Rusia contra Ucrania «ha dejado un rastro de sangre y destrucción. Miles de civiles ya han sido asesinados, muchos más torturados, hostigados, agredidos sexualmente, secuestrados o desplazados por la fuerza», señaló Borrell. La ciudad de Izium, de unos 45 000 habitantes antes de la guerra y a unos 120 kilómetros al sureste de la capital regional, Járkov, era de una importancia crucial para las tropas rusas, que desde allí tenían pensado lanzar la ofensiva final contra los baluartes ucranianos de Kramatorsk y Sloviansk en la vecina región de Donetsk.