Últimos meses para cambiar pesetas por euros


El próximo 31 de diciembre de 2020 concluye el plazo para cambiar esas pesetas que aún conservamos en casa, por los euros que rigen nuestra actividad monetaria actual.

Se calcula que todavía existen unos 266.500 millones de pesetas sin cambiar, los cuales traducidos a euros suponen una cifra aproximada de 1.602 millones.

Las razones de esta gran cantidad de dinero sin cambiar durante los últimos 19 años (recordar que el euro funciona desde el 2001, con el inicio del nuevo siglo), son varias. Desde la pérdida al deterioro, pasando por el coleccionismo e incluso la salida del país a consecuencia del turismo internacional.

Pero, ¿dónde podemos cambiar las pesetas por euros?

  La respuesta es bien sencilla, en el Banco de España. Tanto en su sede central sita en la calle de Alcalá número 48 de Madrid, como en cualquiera de sus sucursales existentes a lo largo y ancho del territorio nacional, repartidas en las siguientes ciudades: A Coruña, Oviedo, Bilbao, Zaragoza, Barcelona, Palma, Valencia, Alicante, Murcia, Málaga, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Badajoz.

¿Cuál es el mecanismo para realizar dicho cambio?

Debido a la situación actual de pandemia por el covid19 deberá solicitarse cita previa. Para ello se puede llamar al teléfono 913385000 o a través de la sede electrónica del Banco de España. El horario de atención al público es de 9.30 a 14.00 horas.

En el supuesto de residir en el extranjero existe la posibilidad de solicitar el cambio por correo postal o electrónico.

¿Qué soporte dinerario podemos cambiar?

Por un lado, los billetes emitidos con posterioridad al año 1939, fecha del final de la Guerra civil, se cambian directamente. Aquellos que se sitúan entre 1936 y 1939, fechas de duración de nuestra vergonzosa guerra, deberán someterse a un proceso de análisis por los expertos del Banco de España.

En cuanto a las monedas, todas aquellas que estaban en circulación el 1 de enero de 2002. En el caso de presentar alguna alteración derivada de un proceso industrial o mecánico, serán rechazadas. El Banco de España dispone y utiliza máquinas especiales para detectar dichos procesos. Las monedas de 2.000 pesetas, en circulación el 1 de enero de 2002 así como las de coleccionista conmemorativas también se pueden canjear.

Por último, ¿Cuáles son los requisitos a tener en consideración?

Las cantidades inferiores a 1.000 euros no requieren de identificación. Sin embargo, cuando la cantidad es igual o superior a 1.000 euros, la persona deberá acudir con el DNI, pasaporte o tarjeta de residencia. Si bien aconsejamos llevar alguna identificación, en cualquier caso, puesto que el Banco de España se reserva el derecho a solicitarla, si lo considera oportuno.

Señalar que aquellos billetes que presenten una superficie igual o inferior al 50% se les denegará el cambio.

Estas son, por tanto, las líneas generales a la hora de realizar el cambio de pesetas a euros.

Cambio no apto para nostálgicos, pero si para aquellos despistados de larga duración que disponen ya de poco más de tres meses para cambiar esas monedas o billetes que aún conservan por casa, o que pueden todavía encontrar, de realizar alguna exhaustiva revisión de trasteros, fallados, desvanes o cajitas, arcones y baúles de los recuerdos. Quien sabe, quizás encontremos algún tesoro o recuerdo que nos haga brillar el alma con más luz que un simple canje pecuniario.

Están ustedes avisados, no lo dejen para última hora, el tic tac del final de la peseta y su posibilidad de cambio, toca a su fin.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO