Una empresa de Outes ofrece turismo de contacto cero


Una empresa hotelera de Outes adaptó su oferta a las nuevas exigencias sanitarias por causa del coronavirus. Sus cabañas en árboles se gestionan bajo la máxima de contacto cero: acceso mediante códigos, restauración bajo encargo y desinfección extrema de estancia y ropa. Este es el turismo de contacto cero, la nueva manera de viajar mientras el COVID-19 continúe en nuestras vidas. El huésped recibe una cesta con productos desinfectantes y sanitarios, y el servicio de restauración, personalizado, deja la comida directamente en la puerta de la habitación, además, se aplican nuevos protocolos de limpieza. La empresaria aclara: “Hacemos el registro de entrada y el de salida no presencial, de manera que la gente va directamente de su casa su cabaña”.