Vía Galega cuestiona una Constitución ‘asentada en el franquismo y negadora de los derechos del pueblo’


  • Vía Galega es una plataforma social en defensa de los derechos nacionales de Galicia, creada en 2018 a partir de la reunión de más de 40 entidades de diferentes tipos y campos.

La Plataforma Vía Galega advierte de que la Constitución española no supuso una ruptura democrática con el franquismo, ya que fue producto de un acuerdo con el régimen de la dictadura, para hacer prevalecer sus estructuras, desde el aparejo militar y policial, el poder judicial y el discriminatorio modelo económico.

Vía Galega cuestiona también la designación de Juan Carlos de Borbón cómo sucesor de Francisco Franco en la Jefatura del Estado con título de Rei, cabeza visible de una monarquía corrupta, junto con altos cargos y ministros de la dictadura responsables de la represión y de crímenes de lesa humanidad, que continuaron ejerciendo cómo tales, sin ser juzgados ni dar cuenta de sus actuaciones. Todos se convirtieron al constitucionalismo para asentar un régimen, el del 78, cuyas bases son una constitución que fija la monarquía -un sistema por naturaleza antidemocrático- como forma política del Estado.

Según defiende Vía Galega, la Constitución del régimen del 78 tuvo como objetivo claro paralizar los avances de las reivindicaciones nacionalistas, asentar un marco político-jurídico españolizador y centralista e impedir el camino hacia la soberanía nacional. La conformación del llamado Estado de las Autonomías no fue mas allá de una mínima descentralización administrativa, ya que las prerrogativas importantes continúan en las manos del Gobierno del Estado con el control económico y social.

Así, esa Constitución tiene graves carencias democráticas al negar derechos colectivos fundamentales como es el derecho de los pueblos a decidir su futuro mediante el ejercicio de autodeterminación. Se convirtió en un obstáculo de las reivindicaciones nacionales para conseguir un mayor autogobierno y en una barrera para poder ejercer el derecho a decidir de las naciones del Estado. Bajo esa Constitución se condena la libertad de expresión y se continúa a actuar contra las libertades democráticas.

Además, es una Constitución que niega Galicia como pueblo y condena nuestra lengua a ser extranjera en nuestro propio país. Impide el ejercicio de los derechos lingüísticos que le asisten a toda lengua, ya que los gallegos y las gallegas tienen el deber de conocer el español (lengua impuesta y ajena) mas no el gallego, que es la lengua propia de Galicia.

Los principios de Vía Galega se basan, tal como recoge la Carta de los Derechos del Pueblo Gallego, en que “el Pueblo Gallego tiene el derecho imprescritible y inalienable a la libre determinación, en los términos establecidos en el Derecho Internacional y señaladamente en la Carta de las Naciones Unidas, para decidir democráticamente su estatuto político con toda libertad y sin ningún tipo de injerencia externa”.

Por eso, Vía Galega manifiesta que no hay motivos para celebrar el aniversario de una Constitución que se basa en el legado del franquismo y que niega el derecho a poder autogobernarnos desde Galicia libremente.