Vigo aprueba sus presupuestos para 2022, “con deuda cero y congelación de impuestos”


La Corporación viguesa aprobó inicialmente los presupuestos del Ayuntamiento para el año próximo, “unos grandes presupuestos con deuda cero, con congelación de impuestos y tasas”, en palabras del alcalde, Abel Caballero, después de la sesión. En rueda de prensa posterior, el alcalde valoró el debate plenario y constató que “el discurso de ciudad es el del gobierno” mientras que “la oposición no tiene ni un solo argumento para votar en contra, lo hacen por razones políticas”. Para Caballero, “es obviedad que esta ciudad va bien y está progresando, animando la economía y transformando la ciudad en todos los aspectos” y la Navidad representará “un inmenso tirón económico”.

Marea y el Partido Popular presentaron sendas enmiendas a la totalidad que fueron rechazadas por el Pleno tras la negativa del grupo socialista, así como las 83 parciales propuestas por el edil no adscrito, el nacionalista Xabier Pérez Iglesias. En su intervención, Pérez Iglesias aseguró que el proyecto presupuestario se elaboró “sin diálogo y sin participación de nadie” y se resume en un “más de lo mismo”, ante el que presentó 83 enmiendas parciales “en positivo, con afán constructivo” y singularizó las siguientes: incremento hasta los tres millones en el plan de empleo, elevar en 1,5 millones las ayudas de vivienda, alimentación y enjería, y construir tres nuevas escuelas infantiles y cuatro bibliotecas municipales.