Vimianzo | El «Lume» dominó a los Moscoso y a la lluvia en tierras irmandiñas


Estaba todo minuciosamente preparado en Vimianzo para conmemorar una edición muy particular del Asalto al Castelo, que por motivos de seguridad covid no pudo ser, pero será, tendrá que ser en 2022. En todo caso, Vimianzo no quedó sin fiesta, cuatro grupos de gaitas recorrieron las calles y locales de hostelería, así como un taller para conocer el proceso de transformación del lino dieron vida a la villa durante toda la jornada. Por la noche en el Castelo, el espectáculo del Brujo Queiman y la voz de Andrea Pousa -«Queiman y Pousa»- prometía y no dejó a nadie indiferente, salvo a los dioses de la lluvia, que pelearon para detener la revuelta irmandiña, pero no fueron quien. Bajo una organización de libro, así como estrictas medidas de seguridad, a las 22:30 horas dio comienzo el espectáculo, más de 200 personas sentadas disfrutaron de danza, voz, acrobacias, pirotecnia, lluvia y mucho «Lume».

Este espectáculo sirve como antesala de la conmemoración del XXV Aniversario del Asalto al Castelo de Vimianzo, que se desarrollará, si el contexto acompaña, en el 2022. El cielo vimiancés se llenó, al final del mismo, de fuegos de artificio, haciendo las delicias de los allí presentes.

Desde el Ayuntamiento de Vimianzo se agradece “a todas las personas que hicieron posible a celebración de esta noche mágica, desde los actores y actrices, acróbatas, equipo técnico, músicos, y sobre todo al vecindario, que se llenó de valor, como sí de otra revuelta irmandiña se tratara, para batallarlle a la lluvia y disfrutar de un espectáculo único”, subrayaron.

Momento del espectáculo con «lume».