Vimianzo licita las reparaciones en los caminos rurales de Baíñas, Serramo, Berdoias y Calo


El Ayuntamiento de Vimianzo licitó la ejecución del proyecto de reparación en los caminos rurales de Baíñas, Serramo, Berdoias y Calo, con financiación a cargo del Plan de Mejora de caminos municipales 2021/2022 del AGADER, y que cuenta con un presupuesto total de 68.584,60 euros. El estado actual de las carreteras objeto de este proyecto es defectuoso, debido sobre todo a las persistentes lluvias y al paso de vehículos agrícolas de gran peso y tamaño. La superficie de rodadura, de zahorra natural, presenta discontinuidad, baches y piedras que suponen un gran inconveniente tanto para el paso de vehículos como de peatones.

Por otra parte, las cunetas se encuentran repletas de vegetación y tierra, y no cumplen su función para evacuar el agua de la lluvia, que a menudo discurre por la propia superficie de las pistas agravando su deterioramento. Todas las actuaciones se llevarán a cabo en la vía pública y no será necesaria la ocupación de fincas de titularidad privada. Para la ejecución de los trabajos, será necesario excavar un poco los márgenes de los caminos, limpiar las cunetas hasta la profundidad suficiente para canalizar las aguas, pavimentar con zahorra artificial y perfilarlos con motoniveladora, canalizar las cunetas y resolver el drenaje transversal de las pistas, impidiendo así que se acumule el agua.

El concejal de Obras, Miguel Ángel Pérez, anota que “estas cuatro intervenciones se suman a las ya ejecutadas previamente en Berdoias o Treos, por ejemplo, y son fruto de un plan de continuación de renovación de infraestructuras de nuestro rural”, admite el edil.

Trabajos en la Gándara de Baíñas

El Ayuntamiento de Vimianzo encargó un proyecto de control arqueológico para comprobar la zona de la mamoa de Pedra do Altar, y confirmar sí estos trabajos afectarían la esta zona patrimonial. Se estableció, por esto, una zona de protección integral perimetral para este elemento protegido y se dejará un tramo de más de 30 metros de largo sobre el que no se propondrá ningún tipo de actuación. El área de protección estará perfectamente delimitada y jalonada antes del inicio de los trabajos, que se adaptarán a lo que se establece en el proyecto de control arqueológico.