Xuntos Carballo M+J recoge quejas vecinales en la calle Eduardo Pondal


El secretario local y portavoz de la formación municipalista, Xesús Deus Gende y el responsable de Obras y Servicios, José Luis Bardanca, se desplazaron hasta la carballesa calle Eduardo Pondal para recoger una queja vecinal que se le hizo llegar recientemente.

Al lado de la vía denominada existe un parque de juegos y de ocio para el vecindario. Según Xuntos Carballo “el problema surge con el uso por parte de la chavalada de balones, que al jugar los tirancontra los edificios y los cristales de los mismos”. Cuentan los vecinos/as que no es la primera vez que le rompen los vidrios de las ventanas, con el coste que les implica.

Además los balonazos manchan las paredes de las viviendas, y a estos problemas engadese que por la noche en muchas ocasiones los chicos juegan y molestan a los que quieren descansar. “Fueron numerosas las veces en las que llamaron a la Policía Local, pero aunque se acercan al lugar, el problema sigue existiendo, por lo que la ciudadanía está cansada de no tener una solución”.

Desde Xuntos Carballo por un mundo más justo entendemos que los niños disfruten de su infancia y juventud, pero con una dosis de civismo que no dañe ni perturbe el normal descanso de las personas, ni provoquen daños materiales. Por eso solicitamos al ayuntamiento que valore las diversas posibilidades, como dotar un espacio concreto para este juego con las conseguintes medidas de seguridad, delimitar una zona lejana de las viviendas que permita jugar sin molestar, o bien prohibir esta actividad.

Problema recurrente también en la plaza del Ayuntamiento

Caso similar está la sudecer en la plaza del Ayuntamiento, donde existen propietarios de las tiendas de la zona y de los ubicados en los bajos del Mercado que están teniendo sus más y sus menos con un grupo de niños y niñas que según afirman los incordian a diario con la pelota contra los escaparates. La propietaria de uno de esos comercios le requisó la pelota en más de una ocasión e incluso llegó a tomar la justicia por su mano y no devolvérsela. Un problema que, según indican, trascendió a la autoridad competente, pero que de momento también sigue sin solucionarse.