Zas | Remusealización de las Torres do Allo

Cedida.

Crear espacios expositivos que interactúen con las personas visitantes para convertirlas en espectadoras activas y, al mismo tiempo, mostrando las posibilidades del pazo más antiguo de Galicia como atractivo turístico es el objetivo de la remusealización de las Torres do Allo que impulsa la Diputación de A Coruña. De este modo, las áreas de Patrimonio y de Turismo, gestionadas por el diputado Xosé Lois Penas y por el vicepresidente Xosé Regueira respectivamente, avanzan en la actualización tanto de contenidos como de espacios de tres enclaves patrimoniales fundamentales de la Costa da Morte, esto es, en las remusealizacións del Centro Arqueológico Dolmen de Dombate en Cabana de Bergantiños, el Ecomuseo Forno do Forte en Buño, y las Torres do Allo en Zas.

Sobre estos tres proyectos de remusealización, el diputado de Patrimonio, Xosé Lois Penas asegura que «se enmarcan en una nueva forma de gestionar el patrimonio encaminada a alcanzar que el público visitante viva los recursos que ofrece la provincia de una forma más próxima a la experiencia que a la visita tradicional». En el caso concreto de las Torres do Allo, indica que «está previsto implementar nuevas fórmulas expositivas, como es la inclusión de exposiciones temporales, para dar cabida al talento artístico del entorno, mas también para promover que el público potencial se acerque la este espacio de manera regular y no solo esporádicamente».

El nuevo proyecto expositivo, que sale a licitación con un presupuesto de 60.000 euros, ha previsto crear un itinerario en el que todos los recursos expositivos estén relacionados entre sí y permitan que las personas visitantes conozcan en todo momento el uso que tuvieron las diferentes estancias a lo largo de los siglos y asentar en el recorrido los espacios visitables. En total son 15 los espacios que serán objeto de reformulación y, entre otros recursos, se incluirán animaciones en 3D sobre la construcción del pazo, narraciones sobre las labores tradicionales que se desarrollaban en estancias como la bodega o los hornos, audios con cuentos populares o ficciones ambientadas en las Torres do Allo, y espacios específicos para juegos educativos y también para exposiciones temporales.

Conviene recordar, que las Torres do Allo, junto con los terrenos colindantes, fueron adquiridos por la Diputación de A Coruña en 1998 y en 1999 fueron declaradas como monumento Bien de Interés Cultural. Su rehabilitación había sido acometida por el arquitecto Iago Seara, recuperando el interior del pazo, que estaba completamente destruido, la fachada y torres que habían sufrido importantes daños, así como los hórreos y distintas construcciones anexas. Una vez rehabilitadas las edificaciones, la musealización, que había sido llevada a cabo a partir del 2005, había corrido a cargo de Joán Santacana.