Alerta por el contagio de gripe aviar en una granja de visones de Carral

Cedida.

El pasado mes de octubre se detectó en una granja de visones de Carral un brote de gripe aviar que había sido quien de mutar, consiguiendo pasar de aves a mamíferos e infectando estos últimos. El brote provocó una elevada mortalidad entre estos animales y finalmente obligó a sacrificar a los 52.000 visones americanos de esta granja, situada además al aire libre, lo que incrementa el riesgo de contaxios la otras especies.

La revista europea sobre vigilancia, epidemiología, prevención y control de enfermedades infecciosas (Eurosurveillance) viene de publicar un informe que detalla las características de este brote y riesgos asociados a él, haciendo hincapié en la mutación que se produjo. En la elaboración del informe participaron científicos de la Xunta de Galicia, del Laboratorio Central de Veterinaria de Algete y del Istituto Zooprofilattico Sperimentale delle Venezie, laboratorio europeo de referencia para la gripe aviar.

La investigación halló una mutación poco común denominada T271La, que había aparecido en el virus de la gripe porcina que había provocado una pandemia en humanos en el año 2009. El informe alerta de que la mutación T271La “puede tener implicaciones para la salud pública”. Nos últimos tres años a aparición de varios brotes de COVID-19 en visones americanos en granjas de toda Europa elevó la preocupación sobre la posibilidad de que en estas instalaciones se produzcan mutaciones peligrosas de patóxenos que pueden acabar afectando la otros animales y también a los seres humanos.

Sin embargo, para las organizaciones ecologistas las medidas fueron consideradas insuficientes, y ADEGA instó a cerrar todas las granjas de visones existentes en Galicia, recordando que estas instalaciones “son una bomba biológica que no solo ponen en riesgo a biodiversidad autóctona, sino también la salud pública al ser brotes y focos de transmisión de enfermedades como el COVID o la gripe aviar”.