Analizados los elementos que garantizan la accesibilidad de la estación intermodal de Santiago


La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, y la conselleira de Política Social, Fabiola García, visitaron las instalaciones de la nueva terminal de autobuses con representantes de la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad, encabezados por su presidente, Ángel Queiruga. En la visita también participaron el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Gonzalo Trenor López, el coordinador del área de accesibilidad de COGAMI y la coordinadora técnica de la Asociación de Personas con Discapacidad de Compostela y comarca (Amico).

El recorrido por la nueva estación de autobuses, finalizada a principios de este mes, y por la pasarela, cuyas obras finalizarán también en marzo, responde al interés de COGAMI por conocer las nuevas instalaciones y por evaluar las medidas que se han dispuesto para facilitar la accesibilidad. La visita se enmarca en la línea de colaboración que viene manteniendo la Xunta con este colectivo a favor de una mayor accesibilidad en el transporte, tanto a través de las infraestructuras, como las estaciones intermodales, como de los servicios.

Los representantes de la entidad pudieron comprobar el trabajo de la Xunta para hacer accesibles las instalaciones y facilitar los desplazamientos de personas con movilidad reducida, a través de la disposición de los ascensores en los accesos desde el edificio de viajeros hasta las dársenas; así como a través de la cuesta exterior urbana para la conexión de las estaciones de autobuses y de tren, y de estas con la ciudad.

La nueva infraestructura cuenta, también, con recorridos podotáctiles para personas ciegas o con limitaciones de visión. En el diseño de la estación de autobuses se tuvieron en cuenta, además, las necesidades especiales de diferentes colectivos, por ejemplo, con la disposición de baños para usuarios ostomizados.

Durante la visita, los representantes de COGAMI pudieron conocer el nuevo edificio de la estación de autobuses, de 2 plantas, con un total de 36 dársenas y una superficie que supera los 13.000 metros cuadrados. También comprobaron los últimos retoques que se están llevando a cabo en la pasarela de conexión peatonal entre los barrios del Ensanche y Pontepedriña que, a su vez, permitirá la conexión entre la estación de ferrocarril y la nueva estación de autobuses.

Una vez que finalicen los trabajos de la pasarela, en este mismo mes de marzo, queda pendiente para la puesta en servicio de la nueva infraestructura que el Ayuntamiento de Santiago formalice los contratos de los servicios necesarios para el correcto funcionamiento de la estación, como limpieza, seguridad o información.