Aseguran que la mujer embarazada de Carballo fallecida no tenía patologías previas

Cedida.

  • Lamentan que haya sido incinerada sin autopsia para aclarar las circunstancias de la muerte.

La familia de la mujer de 37 años de edad embarazada fallecida este domingo en el Hospital Materno Infantil de A Coruña, junto a su bebé, tras practicársele una cesárea de emergencia asegura que la chica no tenía patologías crónicas previas, como se indica en el informe sanitario, y ha lamentado que no se le haya hecho la autopsia antes de incinerar el cuerpo. Fuentes de la familia han destacado que «tuvo un embarazo estupendo», por lo que aseguran que «no saben muy bien lo que pasó».

Las mismas fuentes han relatado que la mujer fallecida, de nombre Fany, tenía un poco de fiebre, después de haberse hecho una ecografía tres días antes y constatar que todo seguía «bien». Su marido decidió llevarla al Hospital Materno Infantil en A Coruña por si «la niña Julia quería salir antes».

Sin embargo, el marido regresó al domicilio debido a que, por el protocolo del Covid-19, no podía haber acompañantes en el hospital, y la chica se quedó en el centro porque «le iban a hacer unas pruebas».

Posteriormente, avisaron al marido de que la situación se había complicado, que «la niña nació muerta y ella murió en quirófano», han matizado las mismas fuentes, que han indicado que si bien lograron reanimarla tras una primera RCP finalmente confirmaron su fallecimiento, que atribuyeron oficialmente en el informe del Sergas «al Covid-19», han puntualizado por parte de la familia.

También han manifestado que fue todo «un cúmulo de circunstancias» y sucedió «muy rápido», por lo que, tras lo ocurrido, no pudieron solicitar la autopsia porque el cuerpo había sido incinerado siguiendo el protocolo sanitario.