Caión queda sin servicio bancario tras el cierre de la última sucursal de la localidad


La surcursal bancaria, que además contaba con cajero automático, echó el cierre a finales del pasado año. Desde aquella, los vecinos tienen que recurrir a los bancos de los ayuntamientos del entorno, situados a más de 10 kilómetros. Por lo de ahora, la otra solución que les ofrecen es un autobús que pasa por el ayuntamiento una vez a la semana para dar servicios bancarios y posibilitar la retirada de efectivo de sus cuentas. Los más afectados son los mayores, que se encuentran con más dificultad a la hora de adaptarse a los nuevos métodos de pago. A partir de esta situación, algunos locales de la zona ya instalaron terminales de punto de venta (TPV) para cobrarles a los clientes que lo precisen. Sin embargo, en Caión se mantienen a la espera de alguna solución efectiva que les facilite el acceso la este servicio de primera necesidad.