Camariñas acogió un acto de recuerdo del 20 aniversario de la tragedia del Prestige


Este 13 de noviembre hacía dos décadas que comenzaba a gestarse la mayor tragedia ambiental del país, el hundimiento del Prestige. Camariñas acogió este domingo el acto conmemorativo de este 20 aniversario que comenzó a las 12 horas en la Casa de Piedra. Contó con la presencia de la ministra de Política Territorial y Portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez, además de representantes de otras instituciones a nivel autonómico, provincial y local, del tejido asociativo y de las entidades del municipio y de colectivos y personas que en el año 2002 participaron de forma activa en las labores de limpieza del litoral. Los presentes reivindicaron la “marea de solidaridad” que provocó el hundimiento del petrolero y su vertido de fuel, pero instaron a las autoridades a “no bajar la guardia”.

La portavoz del Gobierno justificó su presencia en Camariñas como “reconocimiento” de la Administración central la “los ayuntamientos, los voluntarios, los equipos de protección civil y a todos los vecinos que lo dejaron todo para atender la emergencia”. “Entre la negrura del fuel apareció la dignidad de la humanidad, que representó lo mejor y más grande del país, sus gentes”, reivindicó la ministra Isabel Rodríguez.

“Sentíamos mucha incertidumbre por lo que iba a pasar, mucho miedo, sobre todo económicamente”, comentó la alcaldesa de Camariñas, Sandra Insua –que por aquel entonces tenía 26 años–, antes de recibir al resto de personalidades políticas que acudieron al acto. La alcaldesa incidió en la “marea humana que invadió A Costa da Morte”. “No sabíamos ni que hacer con tanta gente, como darle de comer o donde hospedarla”, señaló, tras lo que reiteró su “enorme agradecimiento” a los voluntarios y a todos los vecinos de las zonas afectadas. La regidora pidió “hacerle caso a la gente del mar, que es la que más sabe”. “Por suerte, el mar devuelve todo y acabó devolviendo la riqueza que tenía”, concluyó.

Entre las autoridades asistentes también estuvieron el delegado del Gobierno, José Miñones, el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso y diferentes alcaldes y alcaldesas de la zona.

Reconocimiento

La parte más emotiva llegó con el homenaje al camariñán Antonio Jesús Alonso Ballester, conocido como ‘Alonso‘, coordinador de las tareas de limpieza durante el desastre y para el cual todos los intervinientes tuvieron palabras de agradecimiento y recuerdo. Su viuda, acompañada por el resto de la familia, recibió una placa conmemorativa por parte de la ministra y de la alcaldesa, que coincidieron en apuntar que “Alonso representaba lo mejor de la dignidad humana”. Los músicos locales Belem Tajes y Fran Barcia fueron los encargados de amenizar este momento.

Críticas a la gestión estatal de la crisis

La ministra contrapuso la forma de actuar del Ejecutivo popular liderazgo por José María Aznar en 2002 con la del socialista de Pedro Sánchez, “que cometería errores, pero con determinación, se arremanga para buscar soluciones”, citando la gestión de la pandemia de la Covid o la de la erupción del volcán de La Palma.

Especialmente claro y crítico fue el presidente de la Diputación de A Coruña y líder del PSdeG, Valentín González Formoso, quien recordó que el gobierno de aquella, encabezado por Aznar en Madrid y por Fraga en Galicia, “prefirió utilizar la manipulación y la mentira” y negar la existencia de una marea negra, y que mientras Rajoy, luego ministro portavoz del gobierno, hablaba de “hilillos de plastilina”, el pecio del buque hundido vertía 200 toneladas de fuel a la hora. Emplazó a hacer una “reflexión conjunta” sobre la diferencia en la gestión, con un gobierno de aquella preocupado de alejar y esconder los problemas, con un gobierno (el actual) que respondió a la pandemia “dándole la cara al problema” y tomando la decisión “más difícil de la historia” decretando el confinamiento y reforzando el sistema sanitario e investigador del país.