Carballo | Casilda García Alfaro será la «Xoglaresa de Outono» del 30º FIOT

Casilda Garcia Alfaro.

El FIOT regresa a las tablas luego de un año “en pausa”. El Festival Internacional Otoño de Teatro de Carballo, el FIOT, retomará este otoño su habitual programación de espectáculos y actividades en la comarca bergantiñana para celebrar una edición muy especial: la 30ª.

El festival, una referencia en Galicia y en el Estado por su trabajo a favor de la creación de nuevos públicos y fortalecimiento de la escena, mantendrá viva la llama de la puesta en valor y reconocimiento de figuras imprescindibles del sector cultural gallego. Es el caso de Casilda García Alfaro. La actriz recibirá este año el premio «Xoglaresa de Outono«, galardón que destaca la trayectoria de profesionales de las artes escénicas y que otorgan los premiados de anteriores ediciones. En esta ocasión, las xograresas y xograreses del FIOT decidieron premiar la calidad de García Alfaro como intérprete, así como su compromiso empresarial y en otros ámbitos de la escena, como es su papel en la organización de la Muestra de Cangas o mismo en la Revista Gallega de Teatro. De este modo, Silda, como es conocida en el sector, recogerá este otoño el testigo del escenógrafo Carlos Alonso, galardonado en el FIOT en pausa del pasado 2020.

Biografía Casilda García Alfaro


Silda es impulsora de diferentes proyectos relevantes para el teatro gallego de las últimas décadas. Inicia su trayectoria teatral en Coiro (Cangas), a finales de los 70, en el grupo amador Matamoura. Unos años despues, participa en la creación de Teatro de Ningures, en el que permanece en la actualidad. El vínculo con la escena local le da pie a ser fundadora de la Muestra Internacional de Teatro Cómico y Festivo de Cangas, mas no es el único proyecto que promueve: es una de las fundadoras de Producciones Teatrales del Sur (Tanxarina, Teatro do Morcego y Teatro de Ningures) y con su compañía impulsa la primera co-producción teatral gallego-portuguesa: #Terra de Lobos.

A lo largo de su trayectoria, la «Xoglaresa de Outono 2021» participa en casi 40 espectáculos (también con Teatro do Morcego, Balea Blanca, Centro Dramático Galego y Contraproducións), en los que tiene ocasión de interpretar personajes del teatro clásico y contemporáneo, y también de recibir galardones: es el caso de La noche de las tríbades, de Teatro del Atlántico, por la que gana el Premio María Casares a la mejor actriz protagonista. En estos últimos años, García Alfaro compagina su trabajo sobre las tablas con la dirección (Defensa de la villa. María Soliña), el profesorado (Aula de Teatro de la Universidad de Vigo) y la vicepresidencia del Consejo Editorial de la Revista Gallega de Teatro (Erregueté).

El FIOT

El certamen nace en 1992, de la mano de la Asociación Cultural Telón y Aparte, como espacio para ofrecer una programación de teatro de calidad en la comarca de Bergantiños e impulsar una estructura creativa alrededor de las artes escénicas en la zona. Desde entonces, y gracias al apoyo del Ayuntamiento de Carballo, el Festival Internacional Otoño de Teatro es un lugar de encuentro entre artistas, compañías y programadores que apuesta por estimular la creación y el trabajo en red, tanto a través de la oferta de espacios para residencias artísticas cómo de la implicación, del propio festival, en la producción de nuevos espectáculos en diferentes formatos, fundamentalmente de compañías gallegas.

El pasado 2020, el certamen celebró una edición “en pausa”, con la intención de retomar su actividad habitual en el 2021. Con todo, FIOT presentó una programación en la que se pudieron ver celebradas obras como Prostitución o Curva España, y en la que destacó la integración de la cultura digital y audiovisual con la escena. En este sentido, una de las propuestas más singulares del FIOT en pausa fue el estreno del FIOT Fónico, una nueva línea de programación que procura experimentar con nuevos lenguajes teatrales e introducir a la ciudad en el teatro a través de las nuevas tecnologías. Así, en el 2020, en la pieza A luna, válvula de spray se conjugaron las artes escénicas con el arte urbano mediante la transformación de ocho murales de Carballo en la escenografía de una obra de teatro. La obra, escrita por Rosalía Fernández Rial, contó con la dirección de Quico Cadaval y un reparto conformado por Melania Cruz, Santi Romay y María Roja.