Carballo | Las ruinas de la escuela de Pallas, un foco de inseguridad que trae de cabeza a los vecinos


Ratas, ocupas, olores, incendios, son motivos más que suficientes para mantener en vilo las preocupaciones de los residentes próximos a las calles que confluyen en el que en su día fue el centro de enseñanza más importante de la villa, la escuela de Pallas, también conocida como colegio Leus.

El vallado perimetral no es suficiente para que la mala práxis de grupos de jóvenes deambulen a sus anchas por las ruinosas dependencias que quedan en pie. Varios están identificados, los últimos este martes. La história se repite, este miércoles a última hora de la tarde vecinos de la calle Álvarez de Sotomayor volvieron a dar la voz de alarma, de las instalaciòns salía humo, mucho que perder dentro posiblemente no haya, pero lo que sí hay es un constante gasto y pérdida de tiempo de los médios públicos en atender estas ‘chavaladas’.

Policía Local, Guardia Civil y Bomberos tuvieron que volver a acudir al lugar, y mientras hacen eso, lógicamente, están limitados a poder hacer otra cosa. Pues a quién corresponda, y después de décadas de abandono, sería buena cosa tomar o instar a tomar una determinación con esta infraestructura abandonada, que por desgracia no es la única, pero sí la más céntrica.