Carballo, premio ‘Escoba de Plata’ por su transformación urbana de forma sostenible

Concello de Carballo

  • La entrega de los galardones anuales, convocados por la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Ategrus), será el 15 de junio en Madrid

Carballo es, junto con Azuqueca de Henares (Castilla-La Mancha) y Riba-Roja de Túria (Comunidad Valenciana), uno de los tres ayuntamientos de 20.001 a 50.000 habitantes que recibirá este año el premio Escoba de Plata, otorgado por la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Ategrus) en reconocimiento al proceso de transformación urbana, basado en la sostenibilidad, que está atravesando el municipio.

Ategrus concede cada dos años los Premios Escobas de Plata, Oro y Platino a los organismos que, según apunta la propia asociación, «más destacan por sus iniciativas ambientales, premiando los esfuerzos realizados para estimular los avances tecnológicos y de concienciación que sirven para ir mejorando nuestra calidad de vida y la sostenibilidad».

En el caso de Carballo, el jurado valoró la transformación urbana iniciada en el año 2004 con el objetivo de crear «una ciudad sostenible, realizando en todo momento acciones de concienciación, siempre de la mano de la ciudadanía, ya que todas las acciones transformadoras buscan la complicidad de la población a través del conocimiento». En el acto de entrega de los premios, previsto para el 15 de junio en Madrid (auditorio sur de Ifema), Carballo coincidirá con Vigo, A Coruña y Monforte de Lemos, otros ayuntamientos gallegos galardonados.

El concurso lleva celebradas ya 18 ediciones, a lo largo de las cuáles fueron otorgados más de mil galardones a municipios, diputaciones, comunidades autónomas, empresas y universidades de España, Andorra, Portugal, México, Chile, Argentina y Perú. La primera edición fue convocada en el año 1987 por la Unión Europea dentro del Año Europeo del Medio Ambiente, y de su organización en el Estado español se encarga desde aquella Ategrus, una entidad sin ánimo de lucro que facilita personal técnico y servicios encaminados a mejorar la gestión de los residuos, y que forma parte de la asociación internacional ISWA.

¿Por qué una escoba? Porque, tal como indican en Ategrus, fue «el primer instrumento usado en la historia de la limpieza y que seguirá siendo indispensable a pesar de la introducción de nuevas tecnologías».