Diarios digitales Baby Bum

3 minutes read
  • La cabecera www.nhdiario.es logró fidelizar diez mil lectores/día en tan sólo ocho meses.
  • Información videográfica de actualidad centra su línea de proximidad, imparcialidad y frescura informativa.

La revolución digital ha supuesto un cambio radical en nuestra sociedad, transformando nuestra manera de interrelacionarnos (redes sociales), comunicarnos (what´s up), aprender (plataformas digitales), etc.
Así pues, tanto los medios de comunicación como la manera de recibir información, no podían ser ajenos a esta nueva era. De hecho, en los últimos años se ha producido un avance notabilísimo de los diarios digitales, en contraprestación al diario tradicional, en formato papel. Tanto es así que hasta éstos combinan su soporte tradicional con las modernas ediciones digitales.


Pero, ¿a qué se debe este enorme crecimiento de la prensa digital en la sociedad de hoy en día? La respuesta es muy sencilla: la novedad del formato digital presenta unas ventajas de las cuales, el tradicional carece.
Por una parte, facilidad de acceso. Desde cualquier soporte informático conectado a la red y desde cualquier lugar del mundo, el usuario accede a la información. Para más inri, ésta, a su vez, es inmediata. Puede ser desarrollada en tiempo real y cualquier modificación o variación, narrada al instante. Además de contar con el poderoso reclamo de su gratuidad.
Por otra parte permite que la información pueda ser ampliada a criterio del lector, así como realizar enlaces que no solo ayudan a la comprensión de la noticia si no también a completarla (p.ej: información de organismos o empresas a los que se alude en un artículo).


Otro aspecto destacable es la posibilidad de insertar galerías de imágenes, videos, etc, sin límite y en consonancia con el interés o necesidades de la noticia, en detrimento del encasillamiento de espacio de la prensa tradicional. Cuenta además con acceso instantáneo a información anterior sobre el tema objeto del artículo. Amén de la posibilidad de participar directamente por medio de comentarios u opiniones, interrelacionando tanto con el diario como con otros lectores, siendo éstos incluso, de otros países, culturas y etnias, con el enriquecimiento y aprendizaje que esto conlleva.


Ya no hay espera, las informaciones locales son tratadas desde el epicentro de la noticia, y éstas, redactadas en directo, sin necesidad de esperar a la madrugada del día siguiente para ver su publicación. Supone un ahorro en tinta y papel que juega en beneficio del medio ambiente, así como un cuantioso ahorro económico.
Los detractores de la prensa digital aluden a un exceso de publicidad en estos medios. Al fuerte arraigo al papel de los lectores, junto con la obligatoriedad de disponer de un soporte informático (ordenador, tablet, teléfono móvil, etc) para tener acceso a la conexión on line y sus contenidos.
Sin embargo, las generaciones que han nacido lejos del albur de la red y cuyo no manejo del mismo ha sido posible, están empezando a desaparecer. Al mismo tiempo, hay mayores que se manejan con soltura en internet.


Los jóvenes y niños de hoy en día no conciben el mundo sin el uso de estos aparatos. Lo que para los que hoy rondan los 40 ó 50 años fue aprendizaje, en sus hijos es innato, constituye su lenguaje natural y está integrado en su comportamiento y hábitat. Sirva como ejemplo la existencia de soportes digitales donde, desde el colegio y ya en Primaria les mandan tareas e interrelacionan con el profesor, al tiempo que son controlados por los padres. Todo esto impensable sin un ordenador o aparato similar.
En definitiva, el tiempo dirá hasta dónde llegará la coexistencia de ambos soportes. Si el papel aguanta el paso del tiempo como hasta hace bien poco ó queda reducido a la lectura unos pocos nostálgicos que frecuentan cafés con encanto o aquellos quienes conforman la resistencia a la red y sus usos.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?