EcoBallution | Un proyecto de material deportivo hecho con redes de pesca de Corme


La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, visitó el puerto de Corme con el fin de conocer el trabajo que realizan las trabajadoras de la Asociación de Redeiras Illa da Estrela de Corme para EcoBallution, limpiando y recuperando de forma artesanal redes que ya fueron descartadas por los barcos pesqueros para reutilizarlas en la elaboración de canastas de baloncesto y otros artículos deportivos de calidad.

Con su implicación en esta iniciativa innovadora e inspirada en la economía circular, según dijo la conselleira, la Xunta quiere contribuir a su consolidación y crecimiento en la comunidad, fijándose cómo objetivo que instalaciones deportivas de toda Galicia apuesten por la utilización de material reciclado como canastas, redes de portería, complementos, accesorios y mismo ropa deportiva.

Acompañada por Carlos Martínez, promotor del proyecto y jugador profesional de baloncesto, Ángeles Vázquez felicitó a la asociación por el trabajo especializado y artesanal que realizan de forma cotidiana y particularmente en el marco de este proyecto, incidiendo en el papel clave que siempre jugó el colectivo de las redeiras dentro del sector pesquero gallego. En este sentido, argumentó que la implicación de su departamento en esta idea, en la que participará a partir de ahora a través de Sogama, tiene una doble vertiente social ya que, por una parte, contribuye al reciclaje, el cambio de modelo hacia la economía circular y la sostenibilidade; y por la otra, pone en valor una profesión característica y tradicional de Galicia, dándole visibilidad al colectivo de las redeiras.

El promotor del proyecto quiso incidir en las diferentes “patas sociales” que tiene la iniciativa, con la que aspira a contribuir “no solo el reciclaje, sino también a poner en valor la estas profesionales artesanas que hacen un trabajo a veces menos reconocido del que debería”.

Además, la conselleira también quiso resaltar que esta unión entre dos mundos aparentemente distanciados, como son el deporte y la artesanía y tradición marineras, encaja perfectamente con los principios de la economía circular, que apuesta por el consumo responsable de los recursos naturales y su reducción progresiva dándole una “segunda oportunidad” a los residuos a través del reciclaje.