El Covid-19 nos ha dejado un perjudicial estilo de vida sedentario

Foto.- Cedida.

La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar todo tipo de atisbo de vida sedentaria para disfrutar de una mejor salud y de una mayor calidad de vida en todos los ámbitos, algo a lo que la pandemia del coronavirus no nos ha ayudado nada.

El estilo de vida sedentario se define como un estilo de vida en el que el individuo no
suele llevar a cabo ningún tipo de actividad física de forma regular.

Un problema cada vez mayor si nos atenemos a las últimas cifras sugeridas por la OMS: entre el 60% y el 85% de la población mundial no realiza la suficiente actividad física como para alejarse del estilo de vida sedentario.

Los riesgos para la salud del sedentarismo
El uso cada vez mayor de la tecnología es una de las razones por la que las personas
somos más sedentarias ahora que hace 50 años. El hecho de permanecer mucho tiempo
sentados delante del ordenador o la televisión nos lleva a obviar la posibilidad de practicar
algo de deporte o hacer algún tipo de actividad física.

Los principales riesgos de un estilo de vida sedentario se traducen en:
● Un incremento en las posibilidades de sufrir ciertos tipos de cáncer
● La falta de ejercicio físico contribuye a tener mayores problemas de ansiedad y depresión
● El sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo a la hora de sufrir ciertas enfermedades cardiovasculares
● La obesidad por la falta de ejercicio físico incrementa las probabilidades de desarrollar una enfermedad coronaria
● Se disminuye la masa del músculo
● El estilo de vida sedentario está muy relacionado con los problemas de presión arterial alta y elevados niveles de colesterol.

A nivel mundial, se estima que el estilo de vida sedentario es el causante de un 6% de los
casos de enfermedades coronarias, el 7% de los casos de diabetes de tipo 2, el 10% del
cáncer de mama y el 10% de los casos de cáncer de colon.

Estudios recientes sugirieron además que la inactividad produce más muertes al año que el tabaquismo. Estos mismos estudios sugieren que reemplazando 30 minutos al día de estar sentado por 30 minutos haciendo deporte, las probabilidades de muerte prematura se reducen en un 17%. Una cifra que llega hasta el 35% si la actividad física es más intensa (correr, andar en bicicleta, etc.).

Llevar un estilo de vida sedentario, en definitiva, es muy contraproducente para nuestra
salud. Es necesario cambiar rápidamente los hábitos y practicar al día algo de ejercicio.