El Forno do Forte | Llamado a ser el gran “museo de la alfarería”


La Diputación de A Coruña, a través de su área de Patrimonio y Contratación, que dirige Xosé Luís Penas, avanza en la remusealización del Forno do Forte con el fin de destinar las distintas estancias y todo el entorno del inmueble a un gran museo de la alfarería, con especial atención a la producción de Buño y la Costa da Morte, incluyendo la artesanía en barro de todo el territorio gallego. El proyecto se desarrollará en colaboración con el área de cultura, Alfarería y patrimonio del Ayuntamiento de Malpica que dirige la concejal Leticia Naya Varela. El presupuesto de la actuación será de 30.000 euros y el plazo de ejecución de tres meses después de la licitación.

El proyecto contempla la actuación en todos los espacios de las instalaciones y, en especial, de las tres salas que hasta el momento se destinaban a oficios del mar y la tierra que se dedicarán íntegramente a la alfarería. “La idea es que el Forno sea el gran museo de la alfarería sin duda ni parcialidades en su contenido, no solo de la comarca sino de todo el país”, explica el diputado Xosé Luís Penas que anuncia también que se está trabajando en que el centro muestre todos los períodos creativos, desde los más tradicionales a las propuestas más innovadoras, con la idea también de que todas las personas que continúan a trabajar en el sector se sientan representadas.

De esta manera, las tres salas que se incorporarán a espacios dedicados a la alfarería se dedicarán a la sala multiusos, nuevas creaciones y exposiciones temporales, que acogerán de manera especial creadores y creadoras de Buño y de toda la Costa da Morte y también de otras zonas de producción alfarera. En este sentido, se están explorando convenios de colaboración con otras salas y museos del país.

El proceso de renovación del Forno do Forte, propiedad de la Diputación de A Coruña con gestión de visitas por parte del Museo de Malpica de Bergantiños a través de un convenio de colaboración, incluirá la modernización de la cartelería y la incorporación de nueva señalítica y música ambiental. Además, en la segunda mitad del año se procederá la adecuación del espacio de la antigua cafetería en una sala auditorio con capacidad para unas 50 personas.