El Obradoiro adelanta la Navidad regalando el partido a la Penya


Por 83 a 87 sucumbía el Monbus Obradoiro ante la Penya, en el partido celebrado el jueves 17 de diciembre a las 20:30h, en el Multiusos Fontes do Sar de la capital gallega. Encuentro correspondiente a la décima jornada y que había tenido que ser suspendido el pasado 7 de noviembre, por los casos de covid19 acaecidos en el Joventut de Badalona.

Gran partido el disputado por ambos conjuntos y que terminó llevándose el equipo visitante, merced a la insistencia en regalárselo, por parte de Obradoiro.

Lo resumía Moncho Fernández en la comparecencia posterior, haciendo alusión al fallo de las cuatro últimas opciones de ventaja y, por el contrario, al acierto de los verdinegros. Y es que, a 2:44 para finalizar, Robertson ponía a los locales 7 puntos arriba, 83-76. Parecía que el partido se decantaba del lado compostelano, pero una secuencia continuada de errores, echaron por tierra el buen trabajo gallego, que había reaccionado en la segunda parte con gran juego, volteando el marcador y dejándolo cuasi listo para sentencia.

Error de Robertson en el triple, acompañado de un inexplicable tiro de Birutis, más un rebote ofensivo con fallo posterior de Daum y la bandeja final de Pozas, que sale de dentro, fueron las causas de la derrota. Mientras tanto, Joventut anotaba 2 triples, uno de Ventura y otro del mvp de ayer, Pau Ribas (20 puntos con 6/8 en triples, 1 rebote, 6 asistencias y 24 de valoración) junto con una canasta de Tomic, sentenciando el partido con 0-11 de parcial final tras el último triple verdinegro para los de Carles Duran. Y todo ello sucedía en los 2 últimos minutos.

Comenzaba el encuentro con un Joventut decidido a salir fuerte para imponer su ley, sabedor de que la carga de partidos que llevaba, le obligaba a marcar territorio cuanto antes. 0-4 y 2-6 eran las primeras ventajas visitantes. Sin embargo, Obradoiro defendía bien y cambiaba la cara al luminoso. Triple de un renacido Álvaro Muñoz (13 puntos, 2 rebotes y 4 asistencias) y 12-6 un minuto por encima del ecuador del cuarto. Del banquillo visitante salían Bassas, Ribas y el ex Obra Brodziansky (13 puntos, 5 rebotes y 1 asistencia, para firmar 19 unidades de valoración en su antigua casa) y con un parcial de 2-12, cerrar el cuarto 17-21.

El segundo cuarto se iniciaba con errores ofensivos en los 2 lados del parqué. El partido se ajustaba, 25-27 en el minuto 14. Fue entonces cuando apareció el “pistolero”, 6 puntos seguidos, Ribas imponiendo la ley verdinegra en la mitad del cuarto, 25-33 y 8 puntos de diferencia. Ventaja que conservarían al finalizar el segundo acto, 32-40 y ambos conjuntos al túnel de vestuarios.

En el descanso, Obradoiro se conjuraba para continuar tirando, seguir jugando contra la defensa verdinegra, basada en colapsar la pintura, y de recortar en los bloqueos. Y a fe que lo consiguieron, tercer cuarto sensacional con 27-15 de parcial sustentado en el timón de Pozas, el acierto de Muñoz y la aportación de Birutis (13 puntos, 6 rebotes, 1 asistencia y 18 de valoración). Mientras tanto, los de Badalona anotaban desde el tiro libre y se encomendaban a los minutos finales de un sobresaliente Tomic (15 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias y 20 de valoración). El empate en el marcador 51-51 en el minuto 28 se transformó en 59-55 al final del acto tras triples de Beliauskas y Cohen. Remontada y 4 puntos arriba para el equipo local.

El último cuarto se dibujaba como un intercambio de golpes. Empataba la Penya y Robertson respondía desde la línea de 3 con 2 triples consecutivos.

Parecía que el partido se iba a quedar en casa, pero justo en el punto 83, con 7 de ventaja y algo más de 2 minutos por jugar, a Obradoiro se le apagó la luz. Ya no volvió a anotar, encadenó 4 errores claves y Ribas, Ventura y Tomic consumaban el partido, poniendo la puntilla a los santiagueses con la guinda del triple final a 2 décimas de segundo de la conclusión.

Séptima derrota consecutiva para un Obra que no está mereciendo tanto castigo, pues está volviendo a jugar bien, pero ya se sabe, en ACB, esto solo no basta. Las alarmas encendidas, más con lo bueno del deporte, que pronto te da revancha y una nueva oportunidad para apagarlas. Próximo encuentro, otra vez en Santiago contra Casademont Zaragoza, el domingo 20 de diciembre, a las 12h.

Y ya solo vale ganar, esperemos una reacción local de resultados que acompañen el juego, por momentos muy brillante, pero con apagones carísimos.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO