El Obradoiro asalta Gran Canaria y se trae la quinta


Victoria de Obradoiro ante un peleón Herbalife Gran Canaria por 75-85, ayer domingo en Las Palmas, en horario matutino. Partido correspondiente a la séptima jornada de la liga Endesa donde los locales pelearon un poco atenazados por la obligación de ganar, pero que únicamente se desdibujaron en los tres últimos minutos del cuarto definitivo.

Resumía Moncho Fernández las claves del triunfo compostelano: “Hemos parado su juego en transición y el rebote ofensivo, esa ha sido la base de la victoria.” Al tiempo que alababa la variedad de recursos locales para jugar tanto con un quinteto grande como con cinco pequeños, utilizando estructuras de juego diferentes con múltiples variables en su repertorio.

Arrancaba el partido de forma espectacular. El acierto en el lanzamiento era la tónica dominante en ambos conjuntos. La apuesta local era por un quinteto grande con Shurna (11 puntos, 5/5 en tiros de dos, 2 rebotes y 14 de valoración) destacado. Contrarrestado por el lanzamiento gallego y un Robertson (21 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 20 de valoración) que se echó el equipo a la espalda.

En el minuto 9 de partido, el otrora base amarillo, hoy Obradoirista, Albert Oliver daba en la cancha en la que tantas temporadas jugó, su asistencia número 2000 en liga Endesa. Esta era aprovechada por Robertson para anotar un 3+1. Respondiendo así el canadiense, a la obra de arte por la espalda del ya, histórico base. Se apretaba el marcador, pues el Obra había pecado en extremo dentro del apartado de pérdidas de balón con 6, haciendo que el equipo isleño se llevará este primer parcial, a pesar del enorme acierto en el tiro (6/7 en triples santiagueses), por un exiguo 26-25.

El segundo cuarto seguía el mismo guión que el anterior, pero ahora la lectura de juego era interior donde Álex Suárez anotaba 2 canastas importantes (a pesar de tener mala valoración ayer) y, como no, MVP Birutis (19 puntos, 12 rebotes, para firmar 31 unidades de valoración) imponía su ley.

La mala noticia fue la torcedura de tobillo de Mike Daum en el minuto 13, con 30-32 en el luminoso, obligándole a retirarse del encuentro. Justo en el día de su reaparición, tras lesión en el otro tobillo (izquierdo) y tras apenas 6 minutos en pista, donde había anotado 5 puntos y capturado 1 rebote.

El conjunto visitante era quien de controlar sus pérdidas y alcanzaba los 6 puntos de renta, 38-44 casi acabando el cuarto, que finalizaría 43-46, tras triple de Burjanadze y un espectacular alley-oop de Wiley, tras asistencia de Albicy y con Birutis de testigo castigado. Tres puntos de ventaja para los gallegos y a vestuarios a lamerse las heridas.

Tras el parón, el acierto exterior en el tercer cuarto bajaba de forma considerable. Birutis seguía mandando en la pintura, ayudado por la tercera falta de un Costello, ahora amenazado y demasiado pronto. Acertaba Pozas y respondían la pareja Albicy-Wiley con velocidad para salvar la cara al partido, 51-53 en el ecuador del tercer acto. Cuatro puntos compostelanos despegaban la ventaja a 6 puntos, 51-57 en el minuto 37. Ahí surgió la figura de un hasta entonces irreconocible Ferrari quien lideraba la remontada local y ponía por delante a los canarios. Solo 2 tiros libres anotados por Oliver tras falta antideportiva, conseguían que los visitantes continuasen por delante en el marcador, con un ajustadísimo 60-61.

Los amarillos se llevaban el tercer parcial por 17-15 en el cuarto de anotación más baja y las espadas continuaban en lo más alto.

A continuación, entrábamos de lleno en los minutos de los valientes, cuando cada posesión es oro y los balones se pelean con la máxima intensidad, sin margen de error. En dicha tesitura apareció la experiencia y el buen juego de Cohen (10 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias y 18 puntos de valoración), quien demandaba una actuación como la de ayer desde el inicio de una temporada que él, empezó tarde por cuestiones personales (paternidad incluida). Y es que el ganador de Euroliga con Maccabi Tel Aviv demostró, por fin, la importancia de su fichaje, asumiendo el rol que está llamado a asumir en el nuevo Obra. Sostenía al equipo santiagués y se llegaba al minuto 36 con tablas en el marcador, 70-70.

Partido de 4 minutos para dirimir al vencedor, y ahí Obradoiro, dio con la tecla. De nuevo los destacados del principio renovaron sus votos y, entre el acierto de Robertson y un imparable Birutis, los de Santiago cogían la escapada buena, 71-77 minuto 38.

Nueva falta antideportiva, esta vez de Costello, al de siempre, Oliver, faltando un minuto acababa con la fe amarilla.

Obradoiro ganaba su quinto partido por diez puntos de diferencia, 75-85. Cimentaba su victoria en el dominio del rebote, 36 gallegos por 27 canarios, y en el control de la transición y contraataque local, donde no consiguieron anotar. Además de minimizar las pérdidas de balón, con la salvedad del primer cuarto.

Durmió Obradoiro en Gran Canaria donde entrenó por la mañana, para regresar el lunes a última y hora. Este martes el siguiente partido en el Fontes do Sar, como siempre, sin público, ante el Valencia basket a las 21.15 horas.

Cuarta posición en la tabla para los de Moncho Fernández y nueva oportunidad para continuar en la zona noble.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO