El PP carballés carga contra la gestión del Gobierno local en tiempos de pandemia

Paula Nogueira.

¿Qué ha hecho el alcalde de Carballo y su equipo de gobierno desde el pasado 12 de marzo?.

Esa es la pregunta que encabeza el comunicado remitido a los medios por la portavoz Popular en el Ayuntamiento carballés, Paula Nogueira, que con ironía musical se encarga de encaminar.

No se preocupe, ya le respondo yo, dice Paula; solo hay dos opciones: sacarse fotos o quejarse. Por lo tanto, si usted echa un ojo a las redes sociales del Concello y del BNG verá que lo que digo es obvio. Desde el Partido Popular de Carballo nos preguntamos si tanto el alcalde, Evencio Ferrero, como el concelleiro de Obras y el concelleiro de Seguridade, los cuales se han dedicado a hacerse un ‘book’ de fotos con cada obra que se hace en los últimos meses, acuden a fotografiarse en calidad de arquitecto, ingeniero o jefe de obra.

 ¿No sería más adecuado  prestar atención y poner el foco en las necesidades más imperiosas de los vecinos y vecinas de Carballo, así como de todo lo que está ocurriendo en los últimos meses en nuestro pueblo?

La segunda tarea a la que se ha dedicado el señor Ferrero es a la de quejarse. En un ejercicio minucioso de búsqueda, los populares hemos intentado encontrar alguna intervención del regidor en la que no se queje del supuesto olvido al que las administraciones, en concreto la Xunta de Galicia, somete al municipio carballés.

‘Es la obsesión’, como reza la canción que comparten a duo Shakira y Alejandro Sanz, del gobierno del BNG utilizar constantemente el binomio –Xunta-Carballo- para justificar todos y cada uno de los males que sufren nuestro vecinos, olvidando, claro está, las competencias municipales de un Gobierno local que ni está, ni se le espera.

Repertorio de canciones aparte, prosigue Nogueira, y pudiendo echar mano de aquella que decía el trabajo ‘Pa cuando…’ ha llegado el momento de preguntarse por qué los procedimientos de seguimiento y de control que deben de estar vigentes en la era Covid han fallado tanto.  Cómo es posible que desde marzo, ocho meses después del inicio de la pandemia, el Gobierno local sea capaz de no hacer ni la más mínima crítica sobre sus actuaciones. Cómo es posible que este fin de semana Carballo haya sido la portada en de numerosos medios escritos, y haya abierto telediarios con unos hechos que demuestran la falta de control que se le debe exigir a un ejecutivo responsable de velar por la salud pública de sus vecinos.

Preguntas todas ellas que se responden con un denominador común que no es otro que el de que el equipo que encabeza el señor Ferrero camina de puntillas y de perfil a la hora de afrontar su responsabilidad ante los desafíos que plantea el Covid.

Si un procedimiento de actuación no es efectivo ha de corregirse. El Gobierno local ha de preguntarse, en primer lugar, por qué falló para, posteriormente, solucionar las brechas de seguridad que se han producido. Queremos pensar que lo sucedido en un bar de Carballo este fin de semana servirá, al menos, para reflexionar y, sobre todo, para actuar en consecuencia y sin tener que esperar a que nuestro municipio vuelva a ser el centro de atención mediático de Galicia. Nuestros vecinos necesitan tener la seguridad de que se está velando por su salud, sin esperar a que la denuncia venga a través de las cámaras.

Desde el inicio de esa pandemia, el Partido Popular de Carballo ha tendido la mano a un Evencio Ferrero que nunca ha querido recoger el guante.  Prueba de ello es la ausencia de miembros de la oposición en la comisión Covid creada para afrontar los efectos y consecuencias de este virus. Una ausencia que obedece al interés que el BNG tiene de acaparar el protagonismo de unas fotos que, en ocasiones y por desgracia para todos los carballeses,  pongan en evidencia la catastrófica gestión municipal que deriva en hechos como los vividos este fin de semana, concluyó Paula Nogueira.