Greenpeace vuelve a la zona cero del Prestige


Veinte años después de que el petrolero se partiese en dos frente a Galicia, el voluntariado de la organización ha vuelto a Muxía con un mensaje claro: “no olvidamos”. Por este motivo, más de una veintena de voluntarios y voluntarias de Greenpeace, han regresado al lugar con la intención de homenajear a las decenas de miles de personas que, procedentes de muchos lugares del Estado español y del mundo, se desplazaron a Galicia aquellos meses para ayudar a mitigar el mayor desastre ambiental de nuestra historia.
Alrededor de 70.000 personas voluntarias pasaron por Muxía en los meses posteriores a la catástrofe, un ejemplo conmovedor del poder de la sociedad civil.
Greenpeace recuerda que todavía hoy sigue existiendo riesgo de que se produzca otro Prestige, pues millones de toneladas de petróleo pasan frente a la Costa da Morte cada año.