Interceptado un conductor en sentido contrario y borracho por la AP-9

Guardia Civil. Archivo.

El Subsector de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña, investigó a un conductor como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial.

Los hechos ocurrieron a raíz de la alerta recibida en la Central Operativa del Tráfico (COTA) de A Coruña, procedente del Centro de Gestión del Tráfico del Noroeste, indicando la visualización en las cámaras de vigilancia de un vehículo circulando en sentido contrario al flujo de la circulación en la autopista AP-9 a la altura de la localidad de Sigüeiro.

Inmediatamente los operadores de COTA activaron el protocolo de actuación, alertando a los usuarios de la vía de esta incidencia a través de la activación de mensajes en los paneles viales y movilizando a todas las patrullas de la Agrupación de Tráfico y de Seguridad Ciudadana de servicio en la zona para la interceptación del vehículo.

La fuerza actuante procedió al cierre de los accesos a la mencionada vía en el tramo que discurre entre las localidades de Ordes y Sigüeiro y al aislamiento de la misma, desviando a los vehículos que circulaban en sentido Tui al área de descanso ubicada en el kilómetro 18, continuando una de las patrullas al encuentro del automóvil infractor.

La Guardia Civil interceptó al vehículo, sometiendo a su conductor a las pruebas de detección de consumo de bebidas alcohólicas, arrojando una tasa de 0,93 mg/l de alcohol espirado y de consumo de sustancias estupefacientes, siendo negativo el resultado de ésta.

La Benemérita procedió a la inmovilización del turismo y a la investigación de su conductor como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial, uno por circular en sentido contrario al flujo establecido y el segundo por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El investigado, junto con las actuaciones realizadas, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de Santiago de Compostela.

La circulación en sentido contrario puede constituir un delito contra la seguridad vial con penas de prisión de 6 meses a dos años.