Investigado un menor, conductor de un coche sin ITV ni seguro, que al parecer ‘le apetecía conducir’


El Destacamento de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña investigó a un menor y a la pareja sentimental de su madre por un delito contra la seguridad vial.
Los hechos sucedieron durante un punto de verificación de alcohol y drogas realizado de madrugada en la carretera AC-12 kilómetro 6 a la altura de Perillo-Oleiros, donde se detectó como dos vehículos se paraban antes del punto para tratar de no ser controlados.

La patrulla logró evitar que el conductor del primer vehículo saliese huyendo a la carrera, siendo localizado. Una vez se procedió a la identificación del conductor, resultó ser un menor de edad que nunca había obtenido ningún tipo de permiso de conducción. El menor iba a acompañado también de otra menor de edad, que entró en estado de ansiedad y tuvo que ser calmada por los agentes. El vehículo carecía de seguro e ITV en vigor por lo que fue denunciado su titular, que resultó ser el conductor del otro vehículo que paró detrás.

En el segundo vehículo, también interceptado antes de llegar al punto de verificación, viajaba de acompañante la madre del menor y conducido por su pareja sentimental. Este era el propietario de los dos vehículos y se lo había dejado porque al menor “le apetecía conducir”. Al ser sometido a las pruebas de alcohol arrojó un resultado positivo en las dos pruebas reglamentarias realizadas, duplicando la tasa legalmente establecida con resultado de 0,51 y 0,52 mg/l en aire espirado.

Los hechos fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía de Menores, por un delito contra la seguridad vial al conducir un vehículo a motor sin haber obtenido nunca el permiso de conducción. A su vez al titular del vehículo, que era conocedor de las circunstancias del menor, además de la sanción administrativa de 1.000 euros y seis puntos por duplicar la tasa legal permitida y ser reincidente en el último año por los mismos hechos, se le investiga como cooperador necesario ya que sin su ayuda, el menor no se hubiera puesto a los mandos del vehículo. Al ser titular del vehículo que conducía el menor, también tendrá que hacer frente a 1.500 euros por circular sin el seguro obligatorio y 200 euros por no haber pasado la ITV en el plazo previsto.

La Guardia Civil quiere destacar que ante el aumento de la siniestralidad en las carreteras gallegas y la presencia de estos hechos muy graves que ponen en riesgo la seguridad de todos, se intensificará la vigilancia y control del cumplimiento de las normas relativas a la velocidad, las distracciones, los adelantamientos, el consumo de alcohol y drogas antes de conducir…, por ser las más importantes que afectan a la conducción. Todo ello con el único fin de conseguir un cambio de comportamiento que se traduzca en un descenso de la siniestralidad en las carreteras gallegas.