Jorge Bouzas rescata dos puntos para el Calvo Xiria, sobre la bocina (29-28)


El Vila de Noia ha vivido este sábado uno de los clásicos partidos en la Primera Nacional de balonmano entre el Calvo Xiria y el Bueu Atlético. El conjunto pontevedrés que a priori podría ser relativamente asequible para el Calvo Xiria, por su trayectoria de resultados esta temporada, pero ni mucho menos.

El Bueu comenzó abriendo el marcador, lanzando así un aviso desde el minuto uno al conjunto que dirige Adrán Dubra. Un Calvo Xiria que reaccionó rápido y se enchufó a su mejor versión, incluso por momentos con margen de 4 goles, pero también con inferioridad numérica por alguna exclusión que le pasó factura, así como un cambio de juego defensivo por parte del entrenador visitante, Ramón Curra. A falta de 4 minutos para el descanso el Bueu empataba el partido a 13 goles e incluso fue quén de revertir al luminoso con dos arriba, llegando al descanso con victoria de dos, 13-15.

Tras la reanudación, el Xiria realizó un cambio en la portería y en el esquema de juego con Chimpo de central y comienza marcando. Una segunda parte muy igualada y se preveía que cualquier cosa podría pasar en los últimos minutos. Lo que pasó fue un empate a 28 goles en los últimos 30 segundos, tiempo muerto y balón para el Xiria.

La veteranía de Chimpo aguantando bien la bola, aviso de pasivo, lanzamiento y córner. Ahí estaría la resolución del encuentro a falta de 5 segundos para el final, Jorge Bouzas saca sobre Chimpo, que se la devuelve y mete un golazo desde el lateral. Estalla la euforia local y dos puntos más para el Calvo Xiria, que suma y sigue.