La agente que mató a un joven en Minneapolis confundió el arma de fuego con la Taser


Una equivocación pudo ser el motivo de la muerte de otro joven negro a manos de la policía en Minneapolis. La agente quería paralizarlo con una pistola Taser, pero se confundió de arma. Es la conclusión a la que llega la policía tras revisar las imágenes de la cámara corporal de la agente. En el vídeo ve como Daunte Wright, de 20 años, sale de su vehículo tras ser parado en un control. En un rifirrafe con la policía se oye a la agente que llega tras su compañero amenazar varias veces con «paralizar con la Taser» al chico y luego disparar. Inmediatamente después se lamenta de lo que ha hecho. El suceso ocurrió en la misma ciudad en la que se celebra la tercera semana de juicio por la muerte de George Floyd. Las protestas contra la brutalidad policial hacia los negros se han reavivado.