La Cidade da Cultura refuerza su programa de visitas


Los itinerarios, de entre 45 y 60 minutos de duración y guiados por el personal del Museo Centro Gaiás, ofrecen diferentes y novedosas maneras de acercarse al complejo arquitectónico. Es el caso de la propuesta Andainas con arte, que con el objetivo de reunir cultura y naturaleza convenida a un breve recorrido por las zonas verdes del Gaiás a través de las intervenciones artísticas y paisajísticas que acogen: Espellos, de Manolo Paz; Constelacións II –conocida como O banco do peregrino–, de Clara Montoya; Deja aquí los miedos, de Alicia Framis; o las obras del ciclo Reb/veladas en el paisaje, que ponen el foco en la presencia de la mujer en el ámbito de la creación contemporánea. La visita, que cuenta con el patrocinio de Viaqua, se completa con una reflexión sobre el agua como materia capaz de evolucionar, purificarse y contaminarse, sobre la que nos llama la atención a instalación El perpetuo tránsito hacia el presente, de Miguel Moreno, que acogen las torres Hejduk.

También como novedad de este verano, las personas que se acerquen al complejo podrán participar en un descubrimiento guiado por los lazos entre la Cidade da Cultura y el Camino de Santiago, desde los primeros planos del proyecto arquitectónico –realizado la semejanza del trazado de las calles de la ciudad vieja compostelana– a los secretos que esconden sus edificios, como la copia facsimilar del Códice Calixtino que posee la Biblioteca de Galicia. El recorrido permitirá contemplar una vista diferente de la Catedral y de la ciudad de Santiago desde la cumbre del Gaiás y, caminando por el Bosque de Galicia, llevará a los visitantes hasta la Vía de la Plata, que en su último tramo de entrada en Compostela bordea el ala sudoeste del monte Gaiás.

Además, la Cidade da Cultura recupera y actualiza su tradicional visita arquitectónica que, además de una panorámica por las líneas y volúmenes proyectados por Peter Eisenman permitirá acercarse a los usos y funciones del complejo y conocer espacios normalmente restringidos al público, como la galería de servicios subterránea, que comunica el subsuelo de todos los edificios.