La concesionaria cierra temporalmente la piscina olímpica de Pontevedra por la subida de la luz


La empresa gestora clausuró las zonas de aguas del complejo incapaz, dice, de asumir los costes debido a la subida de los recibos de la electricidad hasta un trescientos por ciento. La empresa concesionaria reintegrará a los usuarios la parte proporcional de los cursos que se estaban impartiendo y se compromete a retomar el servicio en cuanto sea posible. De este modo, más de medio millar de deportistas quedan en Pontevedra sin poder usar el recinto donde realizaban sus entrenamientos. En la misma situación quedan varios cientos de personas que también hacían uso de las instalaciones. En un escrito, divulgado a través de la página web de la empresa y de sus redes sociales, relataba que además el cierre se producirá «temporalmente» y que «no se podrán usar ni las piscinas ni las zonas spa. El resto de servicios se seguirán prestando con normalidad». Los usuarios del gimnasio podrán seguir ejercitándose.