La deslocalización de R Cable pone en peligro 1.200 puestos de trabajo en Galicia

La portavoz de Industria del Grupo Socialista, Begoña Rodríguez Rumbo, censuró el “desinterés” mostrado por la Xunta de Galicia ante del proceso de deslocalización de trabajadores iniciado por R Cable desde su adquisición por Euskaltel. Rodríguez Rumbo presentó una pregunta oral en la Comisión de Industria de este martes en la que respaldó las movilizaciones de los trabajadores afectados por este proceso. La responsable socialista señaló que la externalización de servicios de R Cable, señaladamente hacia Asturias y Euskadi, así como la contratación del servicio de mantenimiento a la china ZTE, ponen en riesgo en torno a 1.200 puestos de trabajo directos e indirectos del área de A Coruña. Advirtió que este proceso afecta a los 500 trabajadores del área de mantenimiento, ya deslocalizados, y de forma inminente a otros 500 de atención al cliente. Advirtió que la respuesta del gobierno gallego, que anuncia su “preocupación” por el proceso, resulta “políticamente correcta”, pero además de ser “insuficiente”, es desmentida por la realidad, que “no deja entrever que estén solventando la situación”. Exigió “otras actuaciones” por parte del Ejecutivo autonómico “más allá de su compromiso por compartir la preocupación”. Rodríguez Rumbo reclamó en vano que el Ejecutivo autonómico explicase “cuáles son los medios puestos la disposición de los trabajadores y de cara a la mediación con la empresa para que esta situación no se siga produciendo”.