La mejora de la conectividad en el Casco Histórico compostelano entra en la fase final


El operador Orange viene de iniciar el proceso para activar las primeras altas de servicio en las calles del Franco y del Vilar. Tras comprobar el correcto funcionamiento de la nueva red en estas primeras unidades inmobiliarias, se irán incorporando otras calles en las próximas semanas con el objetivo de cubrir toda el área a la mayor brevedad. En esta fase resulta fundamental el control de la instalación de las acometidas individuales de cada unidad inmobiliaria para seguir garantizando la máxima protección patrimonial en este paso final del despliegue.

Esta es la última fase del proyecto impulsado por la Amtega, el Ayuntamiento de Santiago y la dirección general de Patrimonio de la Consellería de Cultura, Educación y Universidad para facilitar el despliegue de redes de telecomunicaciones en esta zona especialmente protegida. El primer paso fue la elaboración de un catálogo de soluciones técnicas, a lo que siguió el lanzamiento de una consulta pública a operadores, que concluyó el pasado mes de junio con la solicitud de licencia de despliegue por parte de Orange.

Desde entonces, el operador vino desarrollando los trabajos necesarios para dotar de la infraestructura fija de telecomunicaciones a los inmuebles del conjunto histórico, con una inversión de 2,4 millones de euros. Este despliegue se llevó a cabo utilizando cajas de bajo impacto visual en las fachadas y las canalizaciones enterradas existentes.

Cabe recordar que esta iniciativa abarca todo el ámbito del Plan Especial, no solo la almendra del casco histórico. El proyecto contempla, también, el deber en la compartición de infraestructuras, lo que permitirá la otros operadores poder dar servicio en el conjunto histórico utilizando las redes de Orange.