Las ayudas a la reestructuración y reconversión de viñedos beneficiarán 108 viticultores ourensanos


El objeto de esta línea de aportaciones es aumentar la competitividad de los productores vitivinícolas, mejorar los sistemas de producción sostenibles y la huella ambiental de este sector productivo. Así, se pretende disminuir los costes de las explotaciones y apostar por su redimensionamento al llevar a cabo reajustes estructurales. También se fomenta la adaptación de las variedades a las demandas del consumidor, al tiempo que se preservan las viníferas autóctonas gallegas, de menores rendimientos y elevada calidad diferenciada, aprovechando así la gran ventaja competitiva que supone su diferenciación en el mercado.

De este modo, a través de estas aportaciones aumenta el grado de profesionalización del sector vitícola gallego, al tiempo que se potencia el relevo generacional y un desarrollo rural socialmente viable facilitando el acceso a las explotaciones de personas viticultoras jóvenes y capacitadas, en particular de las mujeres viticultoras de Galicia.

Podrán beneficiarse de estas ayudas las personas viticultoras inscritas en el Registro Vitícola cuyas venías se destinen a la producción de uva para vinificación, con una superficie máxima subvencionable de 10 hectáreas por persona viticultora y año. Estas aportaciones se aplicarán a las superficies vitícolas donde se lleven a cabo operaciones de reimplantación de venías, reconversión varietal y/o mejoras de las técnicas de gestión de las viñas.