Las obras de abastecimiento a Razo se centrarán en los ramales para no afectar a los accesos a la playa


Aunque las repercusiones de los trabajos en el tráfico son muy pocas, durante el mes de agosto se dejará de trabajar en la canalización a lo largo de la carretera provincial Carballo-Razo, para eliminar cualquier posible incidente en los accesos a la playa. La red principal está muy avanzada, ya que el equipo que trabaja en la obra está instalando un promedio de 70 metros de tuberías al día y quedan, aproximadamente, unos 1.000 metros pendientes. El mes de agosto se aprovechará para ejecutar los distintos ramales secundarios, y ya en septiembre regresará la actividad a la canalización principal y también se empezará a trabajar en el propio núcleo de Razo, según las previsiones de la empresa. El alcalde, Evencio Ferrero, y los concejales de Obras y Servicios, Luis Lamas, y Movilidad, Juan Seoane, se acercaron hasta las obras, para ver cómo se van desarrollando.