Los intrusos se adelantan al inicio del curso en el colegio Fogar de Carballo

Es fácil, según algunos vecinos, ver a diario personas, sobre todo jóvenes, dentro del recinto. Unas veces practicando «deporte» otras de cháchara, y otras no se sabe muy bien porqué. En la tarde de este domingo esos intrusos fueron un poco más allá y merodearon por las instalaciones, lejos de las pistas deportivas.

Fueron vistos por los vecinos, que alertaron a la Guardia Civil, los agentes acudieron de inmediato, pero cuando llegaron ya no había rastro alguno de personas en la zona. Perimetralmente el colegio está vallado, aunque con visibles deficiencias por varios puntos. A pocos días de que comience el curso, tanto padres como docentes, coinciden en la necesidad de arreglar los desperfectos en el cierre para que los curiosos o amigos de lo ajeno no tengan el acceso a pedir de boca.

La fuerza actuante investiga lo ocurrido con personal del colegio y los sistemas de alarma para tratar de clarificar si se pudiese dar el caso de desperfectos mayores o falta de algún tipo de material.