Los oceános han sufrido un calentamiento récord en 2019

Un equipo internacional de científicos ha confirmado que el año 2019 ha marcado un nuevo récord en la temperatura de los océanos. Se trata de hecho del aumento de temperaturas anual más importante de la década.

Las consecuencias ya se dejan sentir en el clima de todo el planeta y seguirán provocando cambios meteorológicos que la ciencia todavía no conoce con exactitud.

Como muestra de la tendencia inequívoca, los últimos diez años han sido los más calurosos para los océanos, de forma ininterrumpida. Y este calentamiento se está acelerando, según advierte el estudio (PDF). El calentamiento es mayor en la superficie marina (hasta 2.000 metros de profundidad).

3.600 millones de bombas de Hiroshima vertidas al mar


Según el análisis elaborado por 14 científicos de 11 institutos internacionales, los océanos habrían absorbido 228,000,000,000,000,000,000,000 julios (228 Sextillones) de calor para alcanzar una temperatura de 0,075º C por encima de la media de 1981 a 2010.

«Eso es un montón de ceros, sí. Para que sea más fácil de entender, hice un cálculo. La bomba atómica de Hiroshima explotó con una energía de unos 63.000.000.000.000 (63 billones) de julios. La cantidad de calor que hemos introducido en los océanos del mundo en los últimos 25 años equivale a 3.600 millones de explosiones de bombas atómicas de Hiroshima», dijo Lijing Cheng, autor principal del artículo y profesor asociado del Centro Internacional de Ciencias Climáticas y Ambientales del Instituto de Física Atmosférica (IAP) de la Academia China de Ciencias (CAS).

Cheng también está afiliado al Centro de Megaciencia Oceánica del CAS. «Este calentamiento medido del océano es irrefutable y es una prueba más del calentamiento global. No hay alternativas razonables aparte de las emisiones humanas de gases que atrapan calor para explicar este calentamiento».

El Atlántico Norte y el Océano Austral son las regiones más afectadas.

Se estima que los océanos absorben el 90% del exceso de calor provocado por el calentamiento global que genera la actividad humana.

Los investigadores pudieron analizar datos desde la década de los 50 utilizando nuevos métodos que permiten armonizar las distintas fuentes y sistemas de obtención de datos.

Llamada de atención urgente

«Es crítico que entendamos lo rápido que están cambiando las cosas», dice John Abraham, coautor y profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Santo Tomás en Estados Unidos. «La clave para responder a esta pregunta está en los océanos, que es donde termina la gran mayoría del calor. Si se quiere entender el calentamiento global, hay que medir el calentamiento de los océanos».

El año 2019 rompió los récords anteriores establecidos en años anteriores para el calentamiento global, y los efectos ya están apareciendo en forma de clima más extremo, aumento del nivel del mar y daño a los animales del océano.

«El calentamiento global es real y está empeorando», dijo Abraham. «Y esto es sólo la punta del iceberg de lo que está por venir. Afortunadamente, podemos hacer algo al respecto: Podemos usar la energía más sabiamente y podemos diversificar nuestras fuentes de energía. Tenemos el poder de reducir este problema».

Todavía hay soluciones, pero poco tiempo

Los científicos comentan que todavía se pueden revertir los efectos en el clima, aunque los océanos tardarán más en recuperarse.

«Incluso con esa pequeña fracción afectando a la atmósfera y a la tierra, el calentamiento global ha llevado a un aumento de incendios catastróficos en el Amazonas, California y Australia en 2019, y estamos viendo que eso continúa en 2020», dijo Cheng. «El calentamiento global de los océanos ha causado olas de calor marino en el mar de Tasmania y en otras regiones».

Las olas de calor marinas tienen consecuencias directas en las plantas y animales, pero también en el clima terrestre. Se trata del temido efecto de retroalimentación.

El doctor Cheng ha publicado un interesante gráfico que intenta explicar la intrincada relación entre los Polos, los océanos y la atmósfera.

¿Cómo afecta el calentamiento oceánico a los humanos?

Además de los efectos «inmediatos» y más evidentes, como subida del nivel del mar, la pérdida de biodiversidad o la pérdida gradual de hielo marino, el calentamiento de los océanos tiene efectos en el clima y la meteorología, porque las corrientes oceánicas están íntimamente ligadas a las atmosféricas.