Madres y padres del colegio apuntalado en Sarria critican a la Xunta

Cedida.

La mayor parte de los alumnos y alumnas del colegio Frei Luis Granada de Sarria continúan sin acudir a las clases, por segunda semana consecutiva. El lunes pasado la fachada del edificio y alguna de las aulas aparecieron apuntaladas “por precaución”, ante los evidentes defectos estructurales que presenta el inmueble, con suelos curvados, hendiduras en las paredes y dificultades para cerrar puertas y ventanas. Las protestas de padres y madres forzaron a la Xunta a ofrecer soluciones alternativas mientras se realizan obras de refuerzo en las estructuras dañadas. Las familias advierten de que “no tenemos la seguridad de que no haya riesgo para los niños”. El Gobierno gallego asegura que a partir del lunes 3 de febrero se podrán retomar las clases “con normalidad”.