Mc Fadden lidera al Burgos en su victoria en Santiago

Por 73 a 76 vencía el San Pablo Burgos al Monbus Obradoiro, el pasado sábado en el Multiusos Fontes do Sar.

El conjunto local vivía su particular semana “horribilis” con problemas para realizar buenas sesiones de entrenamiento. A la baja de Muñoz por 6 semanas se le unieron jugadores tocados que tuvieron que arriesgar y jugar. Vasileiadis, aun con dolor, lo intentó. Calloway y Magee dejaron a un lado sus molestias y forzaron para participar. Además, Spires y Czerapowicz, que pasaron la mañana del sábado en el hospital aquejados de un virus, también se vistieron de corto. Por si esto fuera poco, durante el encuentro, De Zeeuw sufrió un esguince que le impidió participar más. Pintaba mal para el conjunto local que recibía a un San Pablo Burgos que se jugaba en el envite la posibilidad de acceder a la Copa del Rey.

Y cumplió el equipo visitante, alentado por unos 200 aficionados provenientes de tierras burgalesas quienes apoyaron incondicionalmente. Pese a todo, no fue suficiente, y el maremágnum de resultados los dejó  fuera del torneo copero por 7 puntos en el average. Buen partido y mala suerte en el carrusel de resultados de otras canchas. Amén de que los de Castilla, contaron con el hándicap negativo de  jugar un día antes que muchos otros participantes en la quiniela copera, y poder éstos calcular el resultado necesario de antemano.

Empezaba el encuentro de la lucha contra el bullying y en el que Moncho Fernández cumplía 300 partidos ACB, con un Burgos desatado. Anotaba con facilidad mientras que Obradoiro, que no lo estaba haciendo mal, caía en el desánimo tras fallar tiro tras tiro en una paupérrima selección.

Pronto las ventajas superaban los 10 puntos. Ni kravic ni Brodziansky conseguían mantener el  encuentro vivo.  Además, el mvp del partido, un sobresaliente Mc Fadden, ponía a los suyos en el camino correcto, llegando a anotar 7 triples e igualando el record de esta disciplina en un partido de los de Burgos. 31-45 al descanso, y todo muy cuesta arriba para los de Santiago.

Tras el paso por vestuarios, Sar apretaba y los compostelanos lo intentaban. Por esfuerzo, y pese a los enormes problemas físicos, no iba a quedar. Aun así, Lima impedía que Obradoiro se acercara y Kostas, con oficio pero renqueante, no ejerció de revulsivo.

Las ventajas seguían por encima de los 10 puntos, pero en el último cuarto empezaron a entrar los tiros y los santiagueses apretaban su defensa con éxito. Triple estratosférico de Magee con tiro adicional convertido `ponía el 71-74 a menos de un minuto del final. Recuperaba balón  Obra, y con una canasta de Daum culminaba el parcial de 18-5, poniendo el 73-74 en el luminoso, más tiro adicional. Posibilidad de empatar pero el americano fallaba el tiro libre. Falta personal y Mc Fadden anotaba sus correspondientes 2 tiros libres.

Balón para Obradoiro y última jugada con apenas 5 segundos para intentar un triple que llevase el encuentro a la prórroga. Saque de banda, balón para Brodziansky y la bola se pierde por línea de fondo tras botarle en el pie.

Vana pero magnífica reacción, que casi culmina en sorprendente remontada. No pudo ser. Aún así, los gallegos en un ejercicio de fe inquebrantable, y a pesar de  los  devastadores problemas físicos que llevaron consigo al parquet de Sar, casi lo logran. Burgos vio muy cerca perder un partido que tuvo más que ganado, el cual dominó en el marcador de principio a fin.

El conjunto castellano fue un sensacional equipo que mereció mejor suerte  y meterse en la Copa. Si bien, de haber tenido más acierto en el tiro, hubiera sido Obradoiro el que se quedaría en la antesala del torneo del Rey.

Próximo partido en Andorra, ante un Morabanc que sí consiguió clasificarse entre los 8 mejores para el torneo del “knock out”. Obra tiene trabajo en la recuperación de jugadores y tratar de traer la octava victoria para Santiago. Comienza la segunda vuelta, aguardamos como la primera, repleta de emociones fuertes.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO