No hay dos sin tres, Obradoiro continúa invicto

El Obradoiro volvió a ganar, y van 3 seguidas. Esta vez la víctima propiciatoria fue un intenso Betis, quién vendió cara su derrota y acabó hincando la rodilla en el parqué de Sar, el pasado domingo, merced a una notable defensa compostelana y a una mayor consistencia en el rebote ofensivo (crucial en el último cuarto) puesto que, en el cómputo general reboteador, tan sólo hubo una captura más (31 béticas por 32 obradoiristas). Los porcentajes de ambos conjuntos son parecidísimos en lo referente a anotación. Pese a todo, Obradoiro lanzó más y, por tanto, encestó más. Resultado final, 87 a 80 para los de casa.

Era el partido 300 en la liga ACB del cuerpo técnico dirigido por Moncho Fernández. También volvían a Santiago 2 ex-Obradoiro, tanto el entrenador Curro Segura (primer entrenador del Obra en la ACB) como el pívot Spires, quien jugó la temporada pasada en el equipo local.

Comenzaba Obradoiro jugando a lo grande, con fuerza y acierto. En apenas 40 segundos, Beliauskas (13 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 11 de valoración) anotaba 2 triples. Completado por un tercero de Mike Daum (12 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 9 de valoración), en el minuto 3 y medio. El americano destacaba sobre manera en el primer cuarto, anotando 7 puntos de sus 12 totales. Sin embargo, no remataba el conjunto gallego, y el Coosur Betis recortaba distancia basándose en el rebote ofensivo, que dominó en este primer acto, anotando 9 de los 17 puntos en segundas oportunidades. Fin del cuarto con 26-22 para el Obra.

El segundo cuarto empezó con un Álex Suárez anotador, 2 triples para tomar el relevo de los lituanos, ambos en el banquillo ante la sobrecarga de falta primerizas. Por su parte, Feldeine (12 puntos, 4 rebotes y 7 de valoración) respondía al lanzamiento compostelano, también desde la línea de 6,75 y aumentaba la intensidad andaluza. Los gallegos tiraban por la borda una renta de 7 puntos y el marcador se ajustaba al descanso a un solo punto, 43-42.

Volvía el Obra a la pista con alta dosis de acierto en el lanzamiento exterior. Turno para Czerapowicz y Daum en el triple, 59-52 en el ecuador del tercer cuarto. A pesar de la anotación, los compostelanos se mostraban un “pelín” cansados tras 3 partidos en apenas una semana y no eran capaces de abrir brecha en el marcador. Apareció la figura del mejor visitante ayer, Harrow (23 puntos, 2 rebotes, 4 asistencias, para firmar 24 unidades de valoración) volviendo “loca” la defensa ideada por el coach local. Tablas en el tercer cuarto, 24 a 24, para seguir como al descanso, un punto arriba Obradoiro, 67-66 en el minuto 30.

El último cuarto fue el feudo particular de Pepe Pozas (14 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias y 24 en valoración) y del ya habitual Birutis, mvp del partido con 17 puntos, 8 rebotes, 1 asistencia y 25 de valoración.

Curiosamente, el fallo en el tiro exterior local del último cuarto fue compensado con penetraciones del base malacitano del Obra y 2+1, como el de un “se te espera con impaciencia” Cohen (llamado a ser mucho más importante), disparando la ventaja a 8 puntos, 75-67 en el minuto 34.

Nuevamente Harrow, que parecía infalible el domingo, trataba de apretar el marcador. 81-78 en el minuto 37, pero ya no hubo más reacción. Rebotes ofensivos clave, además del acierto en los tiros libres de Pozas y la conexión lituana, Beliauskas-Birutis, finiquitaban el encuentro para los de la capital de Galicia. 87-80, juego, set y partido, ante un buen Betis que perdió el encuentro tras haber hecho muchas cosas bien pero que adoleció de consistencia en el rebote, sobre todo ofensivo, en el último cuarto, como bien señalaba el entrenado bético.

Tercera victoria consecutiva y Obradoiro que repite su mejor arranque histórico en la ACB, el de la temporada del play off, 2012-2013.Puestos a pedir, por qué no superarlo y ganar en Bilbao para afianzarse en lo más alto del campeonato. Próximo sábado, a las 18 horas en el Mirivilla de la capital vizcaína.

Por el momento, segundos en la liga Endesa tras un Real Madrid con mejor average.

 Y que siga la fiesta…

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO